Compartir
Publicidad
Publicidad

El futuro de OpenOffice en la pyme no está nada claro

El futuro de OpenOffice en la pyme no está nada claro
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Una de las opciones que tienen las empresas a la hora de trabajar con documentos ofimáticos es OpenOffice. Tras un período de incertidumbre por la compra de Sun MicroSystems por parte de Oracle, parece que la suite ofimática sigue gozando de buena salud o de los mismos problemas que anterior a esta adquisición. Por eso creo que el futuro de OpenOffice en la pyme no está nada claro.

Uno de los problemas que a mi juicio tiene este desarrollo es la falta de calendarios, mejoras y soluciones innovadoras. Aunque tiene pequeños detalles en los cuales ha sido pionera, el problema fundamental que tiene es su rival MS Office, y la compatibilidad de los formatos. Este problema afecta a todas las aplicaciones ofimáticas, pero en el caso de OpenOffice se suma la falta de iniciativa a la hora de innovar.

Y es que no se puede desarrollar y mejorar buscando “imitar” a MS Office en su comportamiento, su interfaz, etc. Es necesario buscar nuevas alternativas. OpenOffice sigue sin tener la inyección, no se si económica o de estrategia como empresa, necesaria para crecer y plantear una alternativa seria. Esto provoca que las pymes se vea prisioneras de MS Office y su necesidad de pagar por las licencias una cantidad elevada, que podrían dedicar a otros recursos.

Porque al final la cuestión se ve reducida a dos cuestiones básicas. Si necesitamos las opciones avanzadas ofimáticas no nos quedará otra que aceptar MS Office, pero en el caso de un uso más general podemos utilizar OpenOffice sin mayor problema. Esto puede llevar a las empresas a utilizar ambas opciones, donde sólo se comprarán licencias para aquellos puestos informáticos que realmente lo necesiten. El problema de esta opción es que la administración de los sistemas se vuelve un poco más farragosa.

Sobre todo es complicada la integración con otros sistemas, es decir, con ERP o CRM que en la mayoría de los casos aprovechan como suite ofimática MS Office y si se plantea otra opción diferente a veces cuesta encontrar alternativas válidas que aprovechen otras opciones. Hay alternativas, claro, pero a veces parece que todo se complica tanto que muchas empresas optan por ir hacia el camino ya probado y contrastado de la suite de Microsoft.

Otra opción interesante es utilizar Lotus Symphony, una de las alternativas más interesantes en este campo. Estamos hablando de una suite que viene de la mano de IBM, que es gratuita. Es una de las opciones que he probado que más me convencen por su forma de trabajar, su navegación por pestañas, y su integración de navegador web en la suite.

Si Oracle no cambia de política creo que OpenOffice languidecerá hasta que no exista una alternativa decente para MS Office. Esperemos que la nube en este caso sea nuestra aliada y las opciones de edición de documentos online mejoren lo suficiente como para considerarlos una alternativa atractiva a Microsoft.

En Tecnología Pyme | Razones por las que las empresas no utilizan OpenOffice

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio