Compartir
Publicidad
Publicidad

El estrés de la tecnología en la empresa

El estrés de la tecnología en la empresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las cuestiones que más nos molesta a la hora de trabajar son los fallos de los sistemas informáticos, que por lo general existe la sensación de que siempre fallan cuando más se necesitan lo que viene a provocar situaciones tensas entre los empleados y las herramientas de trabajo. Si este tipo de situaciones son comunes en nuestras empresas necesitamos diagnosticar el estrés de la tecnología en la empresa, sobre todo para intentar corregirlo.

Y es que en estos casos siempre identificamos el problema cuando estamos trabajando. Por lo general si tenemos un fallo en la línea de comunicaciones mientras estamos comiendo y cuando volvemos está solucionado no nos hemos dado cuenta. Por eso siempre tenemos la sensación de que la tecnología falla cuando más se la necesita, aunque realmente no es así.

Se trata de tener identificado el problema para intentar corregirlo, ponerle coto o tratar de hacer ver a los trabajadores que tienen que convivir con determinado problema durante un tiempo. Se trata de saber por qué ha ocurrido un problema recurrente en nuestros sistemas tecnológicos y evaluar el coste de su solución.

Por ejemplo, y siguiendo con el ejemplo de las comunicaciones si tenemos que enviar datos a otras empresas y nos está fallando la línea de comunicaciones tendremos que evaluar el coste de tener una línea de respaldo, si dicho coste nos es rentable o por el contrario el envío de datos puede postponerse hasta solucionar el problema. Al final tenemos que buscar el origen del problema para encontrar la solución y ver si esta es rentable para la empresa.

Claro que también existen los problemas derivados del trato que hacen los usuarios de las herramientas que les proporcionan en el trabajo. En muchas ocasiones se trata el ordenador del puesto de trabajo como si fuera propio, y si no estamos en un entorno controlado esto puede llevar aparejado algún problema. En estos casos es el propio usuario el que suele poner más de su parte para intentar solucionarlo, sobre todo si tiene alguna tarea pendiente que realizar.

Por lo general, construir sistemas tolerantes a fallos exige redundancia y esto es caro, puesto que implica duplicar los sistemas críticos de nuestras empresas, ya sean comunicaciones, hardware de servidor, etc. Tendremos que evaluar el coste de una hora de nuestra empresa parada y si nos es rentable la inversión que debemos realizar para intentar que estos parones se produzcan lo menos posible.

Por lo tanto conviene aprender a convivir con el error en el sistema, que no significa que nos de igual que algo falle, sino tener previsto un plan de actuación para cuando se produzca de manera que todo el mundo sepa como actuar. Tiempos de recuperación y no alterarse por pequeños problemas son dos de las cuestiones que debemos trabajar en las empresas.

En Tecnología Pyme | Hacer del error tecnológico una virtud Imagen | Jason McHuff

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos