Compartir
Publicidad
Publicidad

El desgaste del sistema operativo

El desgaste del sistema operativo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad


Es un hecho probado que la vida de los sistemas operativos es limitada en el tiempo y con el uso un sistema operativo que funcionaba correctamente puede verse afectado por multitud de factores que hacen que su funcionamiento no sea óptimo. Esto ocurre con todos los sistemas operativos del mundo ya sean Windows, Mac o Linux. Una vez contrastado el desgaste del sistema operativo lo único que podemos hacer es formatear el disco duro y volver a instalar.

Esta simple operación puede darle una segunda juventud a nuestro ordenador puesto que volverá a funcionar como el primer día, y parte de la lentitud que podría tener nuestro equipo desaparecerá con esta operación de saneamiento. Si tenemos una correcta instalación y separadas en particiones por un lado el sistema operativo y por otro los datos no nos dará mayor problema que el tiempo que tardamos en realizar la instalación.

Ya se que muchos de vosotros me diréis que existen otras opciones como podrían ser programas de software específicos que limpian los registros y optimizan recursos. No es una mala opción y pueden evitar tener que reinstalar y mantener en forma nuestro sistema operativo durante mayor tiempo. Básicamente lo que hacen es alargar los ciclos de vida útil entre las reinstalaciones, pero pasado determinado tiempo la mejor opción es reinstalar.

La instalación y desinstalación de programas es una de las cuestiones que más afecta al sistema a la hora de mantenerse en correcto estado. En el mundo de la empresa estos temas no son habituales, pero otro de los factores que perjudican el rendimiento como es el malware que se nos puede haber colado si que es importante y sólo se eliminará totalmente con una reinstalación. No es una cuestión sobre la que tengamos que hacer un drama, simplemente se trata de minimizar los riesgos y evitar que el equipo se nos quede en la práctica casi inoperativo y optemos por cambiarlo.

Una vez terminada la operación de saneamiento notaréis como vuestro equipo se ha revitalizado y ejecuta las tareas de una manera mucho más ágil que hasta el momento. De todas formas existen varias opciones para intentar evitar que la tarea de restauración de sistema operativo y programas no se convierta en algo tan tedioso que trataremos de explicar en posteriores entradas. Y vosotros que opináis, ¿os da miedo formatear el ordenador o lo tenéis asumido como una labor de mantenimiento a realizar cada cierto tiempo?

En Tecnología Pyme | Particiones en disco duro: organiza la información

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos