Compartir
Publicidad

¿Cuál es la vida media de un equipo informático en la pyme?

¿Cuál es la vida media de un equipo informático en la pyme?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En alguna que otra ocasión cuando hemos reseñado costes de los equipos informático solemos hacerlo a unos cuatro años. Esto no significa que la vida útil del equipo finalice su periodo de amortización, sino que dependiendo de los cuidados que le demos, ampliaciones y optimización del sistema la vida media de un equipo informático en la pyme se puede prolongar bastante.

Aquí vamos a centrarnos en los equipos de sobremesa, que son los que tienen más facilidades de ampliación con nuevos componentes, la sustitución de los averiados son más sencillas y tienen un menor coste. De esta forma la puesta al día o la reparación muchas veces es más rentable que la adquisición de un nuevo equipo.

Los equipos de sobremesa los más longevos

Sobre todo ahora que muchas empresas han aprendido realmente que podemos estirar la vida útil de un equipo sin necesidad de renovarlo obligatoriamente por una pura cuestión de bajada de rendimiento. Pasados estos cuatro años de amortización quizás los equipos puedan tener un rendimiento menos fluido que podemos remediar con alguna actualización para que sean más rápidos en su cometido.

Depende mucho de las características del equipo o su configuración para ver cual es la más adecuada para cada puesto de trabajo pero podemos invertir en ampliar la memoria RAM, una tarjeta gráfica dedicada o un disco duro SSD. El coste puede ir a partir de los 20€ de una memoria a lo que nos queramos gastar.

Además algunas de ellas se pueden reutilizar en nuevos equipos para mejorarlos en su configuración base, como podría ser el caso de los discos SSD o las tarjetas gráficas. Es algo a tener muy en cuenta a la hora de saber dónde gastarnos el dinero en la ampliación.

Disco SSD

Lo ideal es pensar que esta pequeña inversión nos va dar dos o tres años de mejora en la vida de nuestro equipo a buen rendimiento lo que al final supondrá un ahorro, tanto en la renovación del equipo como en la productividad que somos capaces de alcanzar con él.

Por lo tanto no es raro ver equipos en muchas empresas que rondan los seis o siete años y siguen cumpliendo a la perfección con su cometido. Incluso podemos verlos con este tiempo y sin actualizar desde su configuración inicial, aunque en este caso con merma de rendimiento, puesto que a lo largo de estos años seguro que ha evoluciona el software que llevaban instalado y acaba por provocar la frustración de los usuarios.

Sustitución de piezas, la clave de la longevidad

Hay que invertir para prolongar la vida útil de los equipos sin merma de productividad

Seguramente pueden fallar algunos componentes, los discos duros tradicionales, que son mecánicos o la fuente de alimentación, pero su sustitución no resulta demasiado costosa y todavía nos pueden quedar unos años de utilidad podemos reparar el equipo sin problemas.

Otra cuestión es si fallan componentes como placas base o procesadores, donde muchas veces podemos tener problemas para encontrar una igual, lo que además nos puede suponer un trabajo adicional para volver a instalar, así que en estos casos muchas empresas optan por renovar el equipo.

De todas formas esta facilidad para reparar o mejorar los equipos es la clave de su longevidad. Esto supone una gran ventaja para los equipos de sobremesa frente a portátiles o todo en uno, que utilizan también hardware de portátil, además de tener componentes más caros o difíciles de sustituir.

En Tecnología Pyme | Seis alternativas para habilitar puestos de trabajo si tenemos un aumento repentino de plantilla

Imagen | David Sim

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio