Compartir
Publicidad
Publicidad

Cautivos de la web

Cautivos de la web
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hoy voy a hablar sobre una experiencia un tanto desagradable de la que he sido partícipe al colaborar con una empresa de un familiar. Por lo tanto soy juez y parte. Hablaré de mi visión de los hechos, cómo una empresa dedicada al desarrollo y alojamiento de páginas web con Joomla tiene a sus clientes cautivos de la web, hasta el punto de perder datos, plantillas y correos electrónicos.

El contrato original consistía en una página web con sistema de autogestión 950 euros(Joomla) más el alojamiento web de la página 180 euros y un curso de formación para la gestión de la página que se impartía telefónicamente 450 euros. Todo esto hacía una factura lo suficientemente abultada, a la que deberíamos sumar el IVA, como para que el servicio prestado tuviera unos parámetros de calidad mínimos. A esto hay que sumar el precio de la compra de una plantilla para Joomla sobre la cual desarrollar la página.

Durante un año esta empresa que había contratado el servicio estuvo utilizando el alojamiento e intentando desarrollar la página, y finalmente no consiguieron poner en funcionamiento la misma. Mientras montaban la página web con Joomla habían alojado su página web antigua creada en flash en el alojamiento que esta empresa les proporcionaba. Con el paso del tiempo, también cambiaron de idea sobre el uso de la página y decidieron montar una tienda online en lugar de la web corporativa que pretendían.

Los problemas comienzan a surgir en el momento de renovar el contrato de alojamiento. Comienzan a negociar las condiciones de renovación y finalmente quedan de acuerdo en el precio. Por este entonces yo ya había aconsejado en un par de ocasiones a esta empresa y les estaba ayudando a introducir artículos en su tienda online. Entre las condiciones que les recomiendo para que renueven con esta empresa está la entrega de las claves de acceso del alojamiento.

Muchos de vosotros os sorprenderéis, pero no tenían las claves para acceder al alojamiento web que tenían contratado y todo lo que necesitaban tenían que pedírselo a la empresa que se lo facilitaba, y por lo tanto era convenientemente facturado. Algo, relativamente sencillo como cambiar un logo, se podría convertir en una odisea al no disponer de acceso a este alojamiento. Según la versión de la empresa, y cito textualmente: “No se facilita el acceso al alojamiento a ningún cliente para que no estropeen la instalación”

Cuando me pidieron mi opinión les indiqué que renovaran con esta empresa, puesto que su alojamiento tenía algunos requisitos adecuados para Joomla, pero que sobre todo tendrían que tener las claves de la cuenta de acceso. Tras cruzar una serie de correos con la empresa proveedora, en el sentido de renovamos si nos entregas las claves, te entrego las claves si me pagas la renovación, se les comunica que al no llegar a un acuerdo no se renovará. Y aquí viene lo más mezquino de esta historia.

Cinco minutos después habían cortado la conexión de la página web, y no se podía acceder, ni a la página activa en flash ni a la página en desarrollo con Joomla, las cuentas de correo siguieron el mismo camino. En el transcurso de la negociación habían pasado un par de meses de plazo para renovar, así que no creo que hubiese necesidad de realizar el corte de forma radical.

Mantener a nuestros clientes cautivos, lo podremos hacer durante un tiempo y gracias al desconocimiento de determinados aspectos de la web, pero no es una buena estrategia. En este caso, perdieron un cliente, pero que al ser una empresa de servicios le será más perjudicial la mala prensa que dará a la empresa proveedora de hosting que la pérdida económica que les ha supuesto.

Además se enfrentan a una reclamación judicial por no devolver los datos de la empresa, como era la antigua página web en flash, las plantillas de Joomla que habían comprado y que la empresas proveedora gestionaba, así como los correos almacenados. Por suerte, el dominio de la página lo tenían con un proveedor externo al que contrataron también el servicio de alojamiento para la nueva web por 70 euros anuales, una diferencia sustancial.

Así que cuando una empresa realice una inversión en un área que no es su negocio lo mejor es asesorarse con un experto externo e independiente, que no nos cobrará una cantidad importante de dinero y no ahorrará mucho en costes recomendándonos la opción adecuada para nuestra empresa. Respecto a empresas piratas como esta proveedora de hosting, creo que no tienen futuro en la red, puesto que no ofrecen servicios de calidad y tampoco precios competitivos. A la larga serán expulsadas del mercado.

Foto | jsogo
En Tecnología Pyme | Aspectos a considerar para elegir un alojamiento web

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio