Compartir
Publicidad
Publicidad

Apostar por licencias por volumen o licencias OEM para Windows 7

Apostar por licencias por volumen o licencias OEM para Windows 7
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la popularización de las licencias OEM de fabricante ahora es normal adquirir un equipo cuya licencia está ligada a la vida útil del mismo. Cuando el equipo deja de funcionar, la licencia deja de estar operativa. Si pronosticamos un largo ciclo de vida para un sistema operativo, como el presentado este año por Microsoft, en nuestra empresa puede surgir la duda de qué hacer, ¿apostar por licencias por volumen o licencias OEM para Windows 7?.

Las licencias por volumen, o licencias de caja, son licencias que podemos instalar en cualquier equipo de nuestra organización, independientemente del hardware que monten. Es decir, nosotros compramos las licencias y después las instalamos donde queremos. De esta forma lo normal es adquirir un número de licencias para nuestra empresa que mantendremos mientras utilicemos dicho sistema operativo, independientemente del ciclo de vida de los equipos.

Este tipo de licenciamiento resulta más caro que las licencias OEM, que van ligadas a la vida útil de los equipos. Sin embargo, tienen la ventaja de poder pasar la licencia al nuevo equipo cuando decidimos renovarlo mientras mantengamos dicho sistema operativo en nuestra empresa. De esta forma es más fácil de amortizar el sobrecoste que tienen este tipo de licencias sobre licencias OEM.

Es decir, si un sistema operativo dura en una empresa 10 años y a lo largo de ese tiempo hemos cambiado dos o tres veces de equipo informático no hemos tenido que adquirir una nueva licencia de sistema operativo al comprar un nuevo equipo informático. Además tenemos la ventaja de que vamos manteniendo el mismo sistema a lo largo del tiempo, y nos mezclamos varios sistemas operativos en la empresa que siempre acarrea un mayor coste de mantenimiento.

Es una inversión a largo plazo que nos ata a utilizar un sistema durante largo tiempo para su amortización, por lo que debemos estar plenamente convencidos de que el sistema que utilizamos nos dará toda la funcionalidad que necesitamos para nuestra empresa. Quizás Windows 7 sea ese sistema de largo recorrido en las empresas, digno sucesor de Windows XP.

Por último, una vez que no necesitemos estas licencias podemos venderlas puesto que hay empresas que se dedican a comercializar licencias de software de segunda mano. De esta forma podemos recuperar parte de nuestra inversión inicial, aunque si hemos acertado en la elección del sistema lo más probable es que ya esté más que amortizado.

Más Información | Microsoft En Tecnología Pyme | Las licencias OEM de Windows

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio