Publicidad

Año nuevo, hábitos tecnológicos nuevos para mejorar la productividad

Año nuevo, hábitos tecnológicos nuevos para mejorar la productividad
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Cuando tenemos poco tiempo es fundamental optimizar dicho tiempo. Saber organizarnos en las tareas, que la hora que tenemos podamos dejar resueltas el mayor número de cuestiones posibles, etc. La tecnología nos ayuda con el trabajo, pero también nos entorpece en muchas ocasiones, nos interrumpe y nos merma la concentración. Por eso es el momento de ir pensando aquello de año nuevo, hábitos tecnológicos nuevos para mejorar la productividad.

El primer paso es realizar una análisis sincero. ¿Dónde estamos perdiendo más tiempo? ¿Qué nos interrumpe y evita que finalicemos en el tiempo previsto las tareas pendientes? Un ejemplo muy a mano. Trabajar con el smartphone al lado del ordenador significa que estamos viendo las notificaciones, mensajería instantánea personal, correos que ya tenemos abiertos en el ordenador, etc.

Es algo que cada vez es más habitual, pero son pocos los que cuando reciben una notificación evitan consultar dicho teléfono. Puede que sea sólo un segundo, pero hace que nuestra concentración disminuya o en caso de contestar el mensaje, directamente perdemos el hilo. Y lo que es peor, muchas veces el mensaje ni era urgente ni estaba relacionado con nuestro trabajo.

El smartphone nos ahorra mucho tiempo, nos permite trabajar de forma más eficaz, pero también puede suponer un problema a la hora de mejorar nuestra productividad. Aquí también podemos poner el ejemplo de redes sociales, correo electrónico o llamadas telefónicas. Cada empresa y cada empleado tienen sus puntos débiles.

Una vez que tenemos detectado cuál es el nuestro, nos va a tocar encontrar las herramientas adecuadas para saber solucionarlo. En el caso del smartphone será sencillo, bastaría con retirarlo de nuestra vista, guardado en el bolsillo y silenciar las notificaciones. Con redes sociales, correo electrónico o llamadas telefónicas muchas veces no es tan sencillo.

Más que a nivel técnico, el esfuerzo es personal. Los beneficios irán también para nuestra empresa, y para nuestra salud. Nuestro nivel de estrés por las tareas que no hemos terminado, las largas jornadas de trabajo o la angustia por el trabajo pendiente se van a reducir, lo que nos va permitir concentrarnos todavía mejor y ser más eficaces.

En Tecnología Pyme | Cuatro consejos y estrategias para tener una comunicación efectiva con tu equipo Imagen | James Cridland

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios