Compartir
Publicidad

Las dificultades de trabajar tres días con jornadas de 11 horas como reclama Carlos Slim

Las dificultades de trabajar tres días con jornadas de 11 horas como reclama Carlos Slim
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La propuesta fue planteada hace unos días en un encuentro sobre el empleo en el siglo XXI en Paraguay. Y la pronunció Carlos Slim, el empresario mexicano que se sitúa en el segundo lugar de los más ricos del mundo. Trabajar tres días a la semana y once horas cada uno de ellos. Ni en Latinoamérica, ni en España ha sido, en absoluto, bien recibida.

En teoría, tiene como objetivo afrontar un mundo global en el que no se espera un gran incremento de la carga laboral. Con esta reducción de los días (y las horas totales a la semana) se permitiría introducir a los jóvenes en el mercado laboral y los adultos alargarían su vida laboral. "Con tres días de trabajo se tendrá más tiempo par ale esparcimiento y mejorar la calidad de vida", remachaba Slim.

Pero tanto en Latinoamérica como en España, la propuesta no ha sido muy bien recibida por los expertos y sindicatos, a tenor de las informaciones aparecidas en diarios colombianos como El Tiempo o El Espectador y el español Cinco Días. En todos los casos, las fuentes consultadas señalan algunas dificultades importantes para poner en marcha una iniciativa como esa.

  • Poco práctico para la organización interna de las empresas. No sólo se teme por una reducción del rendimiento, sino también por una dificultad importante a la hora de abordar proyectos. Dos días a la semana de ausencia de los trabajadores puede hacer difícil abordarlos, especialmente en los sectores industriales.

  • Una reducción importante del salario. Es cierto que se abriría la puerta a nuevos empleados que esperan su oportunidad en un mercado laboral saturado. Pero se haría a costa de empobrecer a toda la clase trabajadora con un descenso en las nóminas que, además, influiría muy negativamente en el consumo y la demanda (con sus efectos en las cifras macroeconómicas) de los productos y servicios que las empresas y las administraciones generen.

En el otro lado se encuentra un punto a favor de una propuesta así: permite abrir el debate sobre el reparto de las jornadas laborales para mejorar el rendimiento y, especialmente, sobre el 'presentismo' que tanto ha caracterizado a la empresa española. Es cierto que se trata de algo aún pendiente de abordar. Pero, a tenor de las opiniones de los expertos, el de Slim no es un planteamiento viable.

En Pymes y Autónomos | Trabajar desde casa, ¿invita a jornadas interminables?, Ventajas e inconvenientes de poder convertir trabajos de jornada completa en parciales Imagen | itupictures

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio