Publicidad

El cociente emocional en el trabajo es sinónimo de éxito

El cociente emocional en el trabajo es sinónimo de éxito
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El Cociente Emocional es el secreto de las relaciones de pareja y un individuo con un grupo. Poseer un buen cociente emocional nos hará consciente de los cambios que se producen a nuestro alrededor. Si poseemos una sensibilidad óptima seremos capaces de captar la sensibilidad del otro. Tener un cociente emocional alto en el trabajo será sinónimo de éxito tanto personal como colectivo.

Las mejores oportunidades de desarrollo laboral están relacionadas con el buen manejo de las relaciones interpersonales. Una manera de diferenciarnos de un grupo homogéneo en cuanto a formación académica o conocimientos, pueden ser nuestras habilidades emocionales y sociales.

A través de la conciencia activa y de la empatía, percibiremos automáticamente las pequeñas variaciones que se dan en un contexto laboral. Debemos estar preparados para afrontar los cambios y no asustarnos.Todos hemos vivido ese momento en el que los rumores infundados sobre un posible despido, han minado la moral de toda la plantilla, hemos sufrido en vano cuando al final no ha sido cierto.

Si no conectamos con la inteligencia emocional este tipo de incertidumbres que a menudo atemorizan, nos llevarán a paralizarnos a no seguir con nuestra rutina y afectará a nuestra salud emocional. La consecuencia de un mal clima laboral o de la existencia de conflictos se da porque algunas personas, no saben controlar sus emociones aunque resulten unos brillantes profesionales.

La empatía como primera lección

La conciencia de uno mismo es la facultad sobre la que se erige la empatía, así que cuanto más abiertos nos hallemos a nuestras propias emociones, mayor será nuestra destreza en la comprensión de los sentimientos de los demás. Obviamente si una persona no reconoce lo que siente será incapaz de sentir y de identificar los sentimientos de quienes le rodean.

Este tipo de personas son 'alérgicas' a las emociones y carecen de la sensibilidad necesaria para percatarse de las señales que con las palabras o con sus acciones transmiten sus compañeros de trabajo.

A estas personas les pasa desapercibido el lenguaje no verbal de los demás, como el tono de voz empleado, la expresión del rostro, un gesto, una sonrisa o la carga emotiva que los otros ponen en determinadas palabras.

Reconocer las emociones de los demás, implicará una mejora de oportunidades para relacionarse bien y actuar con efectividad en nuestro entorno laboral.

Tipos de emociones en el clima laboral

Entre las emociones más frecuentes en el trabajo, podemos encontrar:

  • La culpa
  • El pesimismo
  • El orgullo
  • La decepción
  • El miedo
  • El enojo

Las emociones no son ni positivas ni negativas, dependerá del significado que les demos. Controlarlas bien implicará primero de todo, entenderlas, regularlas, y sobre todo canalizarlas para dirigir las situaciones de manera positiva tanto para nosotros como para el grupo.

Si no se interpretan correctamente, las emociones además de convertirse en un problema de comunicación, conllevará a la aparición de conflictos, las relaciones interpersonales podrán deteriorarse lo que terminará afectando a la productividad en la empresa.

El enfado dentro del contexto laboral influirá tanto a nivel personal como grupal. Una persona enojada no pensará con claridad, sus reacciones serán exageradas, afectará a su trabajo en equipo, y en ocasiones actuará de manera irracional o desproporcionada. Manejar esta emoción repercutirá en el beneficio común. Ante una crisis reaccionar con un enfado extremo no es una decisión inteligente.

Pensemos en aquellas ocasiones en las que nos hemos dejado llevar por un enojo extremo, ¿qué hemos conseguido? Un fuerte dolor de cabeza y arrepentimiento por cosas que hemos dicho a un compañero y que en realidad no sentimos.

Conclusión

Los sentimientos son un factor destacado en el mundo del trabajo; todos tenemos sentimientos y todos debemos relacionarnos de una manera u otra sobre todo en nuestro lugar de trabajo. Incrementar el Capital Emocional de la organización conlleva aumentar la motivación y el compromiso con los objetivos de la empresa, lo que se traducirá en un incremento en la satisfacción personal y en la productividad.

Sé que suena a utopía pero es a lo que toda empresa debería aspirar. Aunque si por algún sitio hemos de empezar sería por nosotros mismos.

En Pymes y Autónomos|Un gran cambio comienza por uno mismo,Implanta el salario emocional en tu empresa Imagen|tnarik

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios