Hay licencias de Windows 11 y de Office tiradas de precio en Amazon, Aliexpresss y otras tiendas: estos son los riesgos que tienen

Hay licencias de Windows 11 y de Office tiradas de precio en Amazon, Aliexpresss y otras tiendas: estos son los riesgos que tienen
1 comentario
HOY SE HABLA DE

El ciclo de vida de los equipos informáticos es de unos cinco años en las empresas. Se compra un ordenador y a medida que pasa el tiempo, se va volviendo más desfasado. En muchos casos no solo tenemos que renovar hardware, también sistema operativo y software. Es aquí donde se busca ahorrar en muchos casos y claro buscando un poco las empresas encuentran que hay licencias de Windows 11 y de Office tiradas de precio en Amazon, Aliexpresss y otras tiendas, pero tienen un riesgo que es importante conocer.

Las ofertas suelen ser jugosas. Mientras que una licencia oficial en la tienda de Microsoft ronda los 145 la versión y casi los 250 para el Pro, en estas tiendas podemos encontrar ofertas por 10 veces menos. ¿Dónde está el truco?

El riesgo de quedarnos sin funcionar en nuestro negocio

Lo cierto es que no son licencias en las que podamos confiar. En ocasiones tras realizar el pago no llega a funcionar. Depende del vendedor que en estos casos nos envíe una nueva o no se haga cargo. 

En otros casos al cabo de un tiempo aparece un mensaje de Microsoft indicando que se trata de una licencia no genuina que ha sido ya activada  numerosas veces. De esta forma puede que en poco tiempo quede desactivada.

Por lo general muchas de estas licencias son de tipo OEM, licencias que utilizan los fabricantes para incluirlas en un equipo que ellos distribuyen. Estas licencias sólo se pueden utilizar en un ordenador y en caso de sustituir algún componente, como placa o procesador, dejarían de funcionar. 

Se trata por lo tanto de licencias legítimas, pero que no se están utilizando según los términos que impone la licencia de Microsoft.

"El software se cede bajo licencia y no es objeto de venta. En  virtud del presente contrato y siempre y cuando cumpla con todos los  términos del mismo, le otorgamos el derecho de instalar y ejecutar una  instancia del software en su dispositivo (el dispositivo con licencia),  para que lo utilice una persona a la vez. Si utiliza software de  Microsoft o de orígenes autorizados para actualizar software que no es  original, no convertirá su versión inicial ni la versión actualizada en  original y, en ese caso, no dispondrá de una licencia para utilizar el  software."

El problema es que esto choca desde hace tiempo con una sentencia de los tribunales europeos sobre la venta de software de segunda mano. Es una cuestión delicada. En el caso de las OEM, parece claro, no habría opción revender ni utilizar por parte de los particulares. 

Luego están otro tipo de licencias, tipo KMS que permiten un cierto número de activaciones, previamente acordado entre fabricante y Microsoft en los equipos. También las licencias por volumen, muy utilizadas en las grandes empresas. El problema es la baja fiabilidad que tienen. Y todos sabemos que seguramente fallarán cuando más trabajo tenemos. 

La cuestión es que la empresa asume dos riesgos con este tipo de licencias. El primero tiene que ver con la posibilidad de que se desactive en un momento concreto. En este caso o buscamos otra similar, o nos vamos a la tienda de Microsoft o de cualquier proveedor informático autorizado y la compramos. 

El segundo riesgo es que por incumplir los términos de licencia Microsoft y la BSA, Business Software Aliance, nos puede sancionar con una multa bastante elevada si lo detecta. En este caso, además de hacer caso a la sanción hay que regularizar todas las licencias, y esto puede ser una cantidad realmente importante. 

Office, bases de datos y licencias de servidores

No solo se queda la oferta de licencias en sistemas operativos de escritorio. También es posible encontrar el programa ofimático de Office en diferentes versiones, programas de bases de datos como SQL Server, Oracle o licencias de sistemas de servidor. 

Más complicado todavía de solucionar en el caso de los sistemas críticos. Nos ahorramos dinero en la puesta en marcha, pero la realidad luego es que si deja de funcionar nos puede suponer un quebradero de cabeza y un gasto adicional. Además de los costes de reinstalación en caso de que algo no funcione. 

Puede que tengas licencias que podrían funcionar en tu propia empresa

Hasta hace no mucho estas licencias aparecían en una pegatina adosada a la caja del equipo. Basta con coger ese número de serie de un Windows 7 que tenemos en desuso en la empresa, para instalar Windows 10 en un equipo nuevo de nuestra compañía que compramos sin sistema operativo y ver que pasa. En la mayoría de los casos funciona sin problema. 

De hecho en los equipos modernos esta licencia viene ya grabada en la BIOS de la placa base. Pero aún así es posible que si en su momento salieron de fábrica con Windows 7 o Windows 8 y hoy instalamos Windows 10 funcionen sin problemas. Microsoft permitió actualizar desde estos sistemas a Windows 10 y estas licencias lo validan sin problemas. 

En todo caso en la empresa siempre es recomendable tener nuestra documentación de software bien ordenada para poder responder en el caso de sufrir una auditoría ante la denuncia de cualquiera de los fabricantes que nos reclaman la compra de software legítimo. 


Temas
Inicio