Publicidad

La empresa no puede suprimir de forma unilateral la cesta de Navidad

La empresa no puede suprimir de forma unilateral la cesta de Navidad
5 comentarios
HOY SE HABLA DE

Estamos cercanos ya a Navidad y una de las cuestiones más tradicionales además de la cena de empresa, pagada o no por nuestra compañía, es la cesta de Navidad. En los momentos más duros de la crisis económica muchas optaron por eliminar dicha cesta, pero pasado este momento, la empresa no puede suprimir de forma unilateral la cesta de Navidad. El Tribunal Supremo así lo ha ratificado una vez más, tal y como venía ocurriendo ya en varias sentencias precedentes.

Para ello es necesario que se recibiese la cesta de manera regular, constante y reiterada en los años anteriores. El Tribunal reconoce que no se trata de una prebenda de la empresa, sino que al final forma parte de la retribución de los empleados como parte de una condición más beneficiosa que favorece a todos.

Además la adquisición de cestas, su distribución y reparto, implica una partida presupuestaria, una organización logística que no se puede improvisar. Por lo tanto, que los empleados renunciaran a dicho derecho en los momentos más duros de la crisis no significa que una vez recuperados los beneficios en la organización, no tengan que recuperar sus derechos.

Hay que tener en cuenta que aunque no es lo más habitual, algunas compañías incluyen dicha cesta como un pago en especie, por el que los empleados tienen que tributar. Por lo tanto, eliminar dicho pago que ha sido habitual implica una bajada de salario.

La cesta de Navidad es algo que además beneficia más a aquellos que tienen un salario más bajo, ya que por lo general es igual para todo el mundo. Por lo tanto su pérdida también está penalizando a los empleados más humildes de nuestra organización, que son los que tienen menos recursos para adquirir los productos que incluyen por su cuenta.

La verdad es que a lo largo de mi vida laboral la cesta de navidad ha sido más una excepción que una norma. Y siempre que las cosas o los resultados del ejercicio no han sido los esperados ha sido una partida que se reducía. Pero también conozco ejemplos de organizaciones que la cesta era directamente una gratificación económica, que se sumaba a la paga de Navidad. En otras la cesta de Navidad eran unos días libres extras o una horas para poder viajar antes para pasar las fiestas con la familia.

Imagen | Sadival

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios