Las principales optimizaciones fiscales que puedo hacer como autónomo para pagar menos impuestos hasta final de año

Las principales optimizaciones fiscales que puedo hacer como autónomo para pagar menos impuestos hasta final de año
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El fin de año está cada vez más cerca y esto, entre otras cosas, significa que estamos ante las últimas fechas para aprovechar los beneficios fiscales que nos ofrece la legislación para reducir la factura fiscal de cara a la próxima declaración de la renta.

Y aunque no hay fórmulas mágicas, sí que existen una serie de deducciones y optimizaciones fiscales que, como autónomo, podrás utilizar para beneficiarte a nivel fiscal. Estas son algunas de las más importantes.

Compensar pérdidas con ganancias patrimoniales

En caso de que tengas previsto materializar pérdidas con alguna de tus inversiones, puede ser buen momento ahora en lugar de esperar al año que viene. Y es que las pérdidas materializadas se compensan con las ganancias patrimoniales y los rendimientos del capital mobiliario para reducir la base imponible del ahorro en la declaración de la renta.

Es decir, si, por ejemplo, has logrado unas ganancias por tus inversiones de 5.000 euros pero, al mismo tiempo, tienes pérdidas en un fondo de inversión por valor de 3.000 euros que piensas materializar, si lo haces antes del 31 de diciembre, tan solo tributarás por 2.000 euros.

Aporta a tu plan de pensiones

Las aportaciones a los planes de pensiones son deducibles en el IRPF. Hasta el año pasado, el límite de deducción era de 8.000 euros, con el límite del 30 por ciento de los rendimientos de actividades económicas del autónomo. Sin embargo, este año, este límite ha caído hasta los 2.000 euros, con el citado límite.

No obstante, lo que sí se elevó fueron las cantidades máximas que se puede aportar a los planes pensiones de empleo, es decir, lo que las empresas aportan para sus trabajadores, con desgravación. Así, este 2021, el empleador podría aportar un máximo de 8.000 euros al plan de empresa, que se sumarían a los 2.000 que podemos aportar al individual, de forma que el total sean 10.000 euros.

Aprovechar para deducirte ciertos gastos

Una de las principales ventajas de los trabajadores autónomos con respecto a los asalariados es que los primeros pueden deducirse ciertos gastos en el IRPF, aunque no todos valen. Por ejemplo, no es legal deducirse el coche personal ni tampoco del teléfono si únicamente trabajas con uno. En estos casos, es mejor contar con dos líneas, una a nivel personal y otra para autónomos.

Además, los autónomos que trabajen desde casa pueden deducirse hasta el 30 por ciento de los principales suministros del hogar, siempre de acuerdo al porcentaje de afectación de la habitación a la actividad. En cualquier caso, si dudas entre si deducirte ciertos gastos ahora o a principios del año que viene, como contratar un seguro de salud o utilizar un leasing para tu flota de vehículos, hacerlo antes del 31 de diciembre reducirá tu factura fiscal.

Adelanta inversiones y amortizaciones

Otro de los gastos deducibles en el IRPF son las amortizaciones. De hecho, se considera un incentivo fiscal que permite a las empresas y profesionales en estimación directa en el IRPF adelantar algunas deducciones.

En este caso, especialmente si hemos tenido un buen año de facturación, puede ser buen momento para adelantar inversiones y aprovechar la amortización acelerada. También puedes utilizar algunas opciones atractivas a nivel fiscal como el leasing financiero.

Temas
Inicio