Compartir
Publicidad
Publicidad

La conciliación bancaria

La conciliación bancaria
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

En una reunión que tuve ayer por la tarde, en la cual se estaban analizando unos documentos de conciliación bancaria, uno de los asistentes que no estaba muy ducho en materias contables dado que es ingeniero y de contabilidad no tiene por qué tener ni idea me preguntó lo siguiente al salir:

Eso de la concilicación bancaria ¿Que es? ¿Hacer las paces con los bancos para que nos den préstamos?

Y me que dé pensando por un momento, que la verdad que no sería mala idea, preparar un documento formal de buenas prácticas entre empresas y clientes, pero no, al final me reí con él (que no es lo mismo que reirse de él), y le expliqué es qué consistía dicho documento. Y ya que estamos, vamos a ver en qué consiste la conciliación bancaria.

Técnicamente, la conciliación es el procedimiento por el que se hace coincidir el saldo contable reflejado en las distintas cuentas de tesorería, dígase cuentas corrientes, pólizas de crédito o caja, con el saldo real existente en nuestras cuentas. A priori, parece una perogrullada pero trabajando sobre la materia, no lo es tanto.

Normalmente, cada departamento de contabilidad tiene una forma de actuar con el tratamiento de la tesorería. El más extendido es realizar el asiento de cobro o pago conforme se emite dicha orden o se prevee que se produzca. Normalmente actúan así empresas con un volumen de cobros y pagos elevados.

Por ejemplo, hay contables que tienen la costumbre de contabilizar el pago de una factura domiciliada el día que se comunica que se va a proceder a su cobro o contabilizar el ingreso de un pagaré el mismo día que cae en sus manos. La realidad financiera puede ser otra, dado que no tiene porqué pagarse ese mismo día o incluso llegar a no pagarse o estar la empresa estructurada de tal forma que el responsable de firma en las cuentas corrientes no coincide en la figura del contable con lo que los desfases temporales pueden ser aún mayores.

En definitiva, la conciliación bancaria no deja de ser un documento que recoge las diferencias entre la contabilidad de la empresa y los saldos reales de tesorería, durante determinados periodos de tiempo. El objetivo final de toda empresa es que como mínijmo a cierre de ejercicio este documento no recoja ningún tipo de diferencia entre saldos contables y saldos reales.

Imagen | ansik en Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio