¿En qué consisten las cuentas de orden?

¿En qué consisten las cuentas de orden?
Sin comentarios

Las cuentas de orden son uno de los instrumentos que utiliza la Contabilidad para clasificar los elementos u operaciones que realiza una empresa y que no modifican su estructura financiera. Se utilizan generalmente para registrar un movimiento de valores cuando este no afecte a los estados financieros de la entidad.

Es decir, las cuentas de orden se utilizan para reflejar los derechos y obligaciones contingentes y actúan como memorias, reflejando hechos o circunstancias que no tienen incidencia directa en el balance, pero es conveniente reflejar por sus posibles efectos futuros.

Entre las operaciones más habituales incluidas dentro de las cuentas de orden se encuentran los avales, la depreciación fiscal, los valores recibidos en guarda, el otorgamiento de fianzas o garantías, las obligaciones por descuento de documentos y, en general, cualquier otra clase de contrato que, aunque no afecta a la estructura financiera y contable de la empresa, es conveniente reflejar por el motivo que sea.

Al igual que el resto de cuentas, las cuentas de orden se llevan dentro de un sistema de partida doble, se deben abrir siempre en grupos de dos, siendo la una correlativa de la otra y debiendo tener forzosamente movimientos y saldos compensados en todo momento.

Las cuentas de orden se clasifican en tres tipos:

  • Contingentes, como por ejemplo, los avales, los litigios, las fianzas o los derivados financieros.
  • Recordatorios y controles administrativos, como las mercancías en consignación o la emisión de obligaciones bursátiles.
  • Fiscales, como la depreciación de la amortización, los gastos no deducibles, los activos totalmente depreciados o las pérdidas fiscales.

En Pymes y Autónomos | Activos y Pasivos no están solo en los balances Imagen | AlexanderStein

Temas
Comentarios cerrados
Inicio