Compensar deudas tributarias, así puedes saldar cuentas con Hacienda de forma sencilla

Compensar deudas tributarias, así puedes saldar cuentas con Hacienda de forma sencilla
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Cuando un contribuyente, autónomo o empresa tiene una deuda con la Agencia Tributaria se expone a sufrir el embargo de sus cuentas o sus bienes. Una fórmula para poder parar este proceso consiste en compensar deudas tributarias para saldar cuentas con Hacienda de forma sencilla.

La compensación se realiza contra créditos reconocidos en acto administrativo a favor del deudor. Se busca de esta manera saldar la deuda de forma total o parcial. Y se puede realizar de oficio, por parte de la Administración o a instancia del obligado.

¿Qué deudas se pueden saldar por compensación?

Por este sistema se pueden saldar tanto deudas que estén en periodo voluntario de pago como en periodo ejecutivo. En este segundo caso, se suspenderían las actuaciones que llevaran a cabo el embargo de sus bienes o propiedades, o cualquier derecho que tenga el obligado tributario.

La solicitud de compensación no es incompatible con otras solicitudes que ayuden a los negocios a ganar algo más de tiempo, como pueden ser aplazamientos o fraccionamientos de la deuda.

Para realizar la compensación a instancias del deudor debe presentarse una solicitud por escrito, en la que consten datos del contribuyente, de la deuda contraída y del crédito reconocido por la Hacienda pública a favor del solicitante con cuya compensación se ofrece. El plazo de resolución es de seis meses y si no se recibe respuesta en el mismo se entiende como denegada.

Igualmente Hacienda también puede realizar este proceso de oficio. Por ejemplo, pongamos que un autónomo tiene una deuda de liquidación del IVA que está en proceso ejecutivo. Y este mismo contribuyente tiene una declaración de IRPF a su favor por la que le tienen que devolver dinero. Hacienda tomaría esta liquidación de IRPF para compensar la pendiente del IVA.

Todo el trámite se puede realizar de forma telemática de manera que es rápido y fácil. Para los obligados tributarios con deudas es una buena manera de parar el tiempo cuando se están ejecutando embargos que muchas veces implican un perjuicio más grave que el monto de la deuda al impedir utilizar maquinaria, vehículos o herramientas indispensables para el funcionamiento del negocio. 

Temas
Inicio