Compartir
Publicidad
Publicidad

El oceano azul para las pymes

Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Esta entrada de Tic-Tac me ha recordado uno de esos eternos pots que uno tiene anotados y que siempre va posponiendo. Y es que, cada vez que uno habla con un pequeño empresario, con un profesional de una gran empresa, con el que sea, oye expresiones muy comunes, mucho más de lo que se pudiera esperar de gente con vivencias empresariales muy diversas. Y una de ellas es , uffff , la competencia. Efectivamente, al competencia se dispara, pues el mercado en el que trabajan se ha reducido y los competidores siguen (por el momento) siendo los mismos. Un océano rojo (de sangre) en toda regla. Frente a ello cabe pensar en la estrategia del océano azul que propugnan Chan Kim y Mauborgne.

Y es que creo que es especialmente interesante para las pymes. Creo que en Tic-tac la describen perfectamente:

La tesis defendida por Chan y Mauborgne viene más o menos a decir que hay que salirse de los mercados océano rojo (llenos de tiburones-competidores-y sangre producto de la encarnizada lucha entre ellos) y buscar (crear) mercados océano azul, es decir limpios de competidores.

Alguno puede pensar que o bien es una chorrada, o bien es algo francamente dificil. Y no se da cuenta de que tiene alrededor suyos bastantes ejemplos al respecto. Por ejemplo, el Circo del Sol, o como se puede reinventar un negocio antiquísimo frente a la alternativa de seguir arrastrándonos por los ciudades espectáculos decadentes. O que decir de la Wii, todo un ejemplo de como no entrar a saco a competir en un negocio en el de las videoconsolas sobre la misma demanda que ya se reparten otros, de como es mejor encontrar y atraer gente que jamás se había interesado por ellas.

En la presentación adjunta tenéis una guía rápida acerca de la estrategia para crear oceános azules. Bajo mi modesta opinión, el principal obstáculo para desarrollarlo es que hace falta creatividad y valor.Creatividad para salirse de lo trillado, de la forma tradicional de hacer las cosas, y valor para explorar lo inexplorado, y es que suele darnos, erróneamente, menos miedo la competencia o el hundimiento de nuestro mercado, que probar nuevas alternativas. Tengo la sensación de que dichas limitacionesson más fuertes en las grandes empresas, que sienten que tienen más que perder, que en las pymes, cuyos costes de estructuras son bastante mayores, y su jerarquía más rígida.

¿Os dais un chapuzón?

Vía|Tic-Tac Enlace|presentación Original en SlideShare

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio