Compartir
Publicidad
Publicidad

Preparativos de un viaje de negocios, objetivo rápido y compacto

Preparativos de un viaje de negocios, objetivo rápido y compacto
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para todos aquellos que hemos de vivir muy comúnmente en las nubes (aunque muchos ya lo hacemos estando en tierra), una de las cosas que a unos más nos gusta y que otros más detestan son los preparativos del viaje y concretamente de los enseres a llevar con nosotros. Unos somos unos maniáticos del orden y de colocar las cosas en la maleta de forma ordenada y por distintos tamaños, texturas, etc, para otros la maleta es el mayor de sus quebraderos de cabeza, pero todos tenemos un único objetivo: optimizar el tiempo de los preparativos y no dejarnos nada en el intento.

Un viaje de negocios en la practica no difiere mucho de un viaje de placer, pues gran parte del tipo de enseres que podremos precisar serán muy parecidos, y la facilidad en el manejo y la adecuación de nuestro equipaje a la distancia y duración del viaje también serán similares, pero un viaje de negocios tiene algunas particularidades propias en lo que se refiere a equipaje que aconsejan un tipo determinado de enseres.

Para empezar deberemos calcular como es obvio, el destino y el tiempo de desplazamiento, siempre que nos sea posible será ideal que evitemos el proceso de facturación de equipaje, pues esto nos permitirá desplazarnos más rápida, cómoda y ágilmente, si nuestro viaje de negocios es de ida y vuelta, es decir es en el mismo día, nuestro maletín con el portátil, los documentos de trabajo y nuestros enseres básicos serán lo único que deberemos llevarnos. En el caso de que el viaje se alargue por uno o dos días deberemos incorporar una maleta en la que incorporar algunas mudas (y que a ser posible cumpla los tamaños establecidos para no ser facturada), también pudiera sernos muy útil según nuestro tipo de vestuario incorporar un porta trajes de mano (cuidado con no tener que facturar uno de los bultos según la compañía).

En los largos viajes por distancia y/o tiempo a todo lo anterior incorporaremos entonces si una maleta de gran tamaño a facturar ( a veces esta sustituirá la de tamaño medio a subir a la cabina, pero nunca deberemos renunciar a llevar un equipaje alternativo en cabina), en la misma deberemos incorporar como es lógico todo aquello que vayamos a preveer utilizar a lo largo de nuestro viaje, como consejo siempre es mejor no llevarse más de lo necesario, pues la tendencia siempre es a llenar la maleta de cosas superfluas o “por si acaso” que luego no se utilizan y lo único que hacen es quitarnos espacio, tiempo y sobrecargarnos.

En los viajes de negocios es vital estar conectado permanentemente, por ello será muy importante intentar llevar siempre consigo el equipo portátil y todos los demás gadgets tecnológicos, en el maletín o bolso de mano además de toda la documentación de trabajo (con la que aprovecharemos el máximo tiempo posible para avanzar trabajo) deberemos llevar a mano toda nuestra documentación de viaje, tarjetas de viajero frecuente y todo lo que podamos requerir.

Tampoco debería faltarnos en cualquier viaje de negocios una muda a modo de equipaje de mano para protegernos ante cualquier incidencia o eventualidad, un neceser básico (y adaptado a la norma) que complemente el facturado (si lo hay), los medicamentos a tomar (que deberemos llevar sobradamente y a ser posible dividido entre equipajes) y muy, muy recomendables si no queremos tener desagradables sorpresas ante un inminente encuentro o reunión, son una plancha portátil de viaje y un quitamanchas (actualmente los hay en forma de bolígrafos muy útiles) para sacar de un apuro a nuestra camisa o pieza de ropa.

En Pymes y Autónomos | Ventajas para nuestros viajes de negocios Imagen | ihq

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio