La importancia de un plan de empresa

Sigue a Pymesyautonomos

ccm


Hoy publican en Expansión un artículo que se podría titular todo lo que hay que hacer para que quiebre una empresa. En él se exponen y analizan las conclusiones de los administradores concursales del aeropuerto de Ciudad Real de las causas que han provocado el consurso de acreedores que afronta esta organización en la actualidad.

Este caso no es más que uno de los innumerables ejemplo de la cultura del ladrillo que tenemos tan arraigada en España, y así lo pone de manifiesto, el hecho de que semejante propuesta de negocio consiguiera, en un principio, convocar el apoyo de inversores privados y públicos, además del apoyo institucional de éstos últimos. Como consecuencia de todo ello, a día de hoy tienen deudas acumuladas por 213 millones de euros y tan sólo una aerolínea operando (y porque recibe ayudas por hacerlo). La causa, carecer de un plan de negocio y financiero sostenible.

Realmente no se puede decir que los promotores (Diputación Provincial de Ciudad Real y Cámara de Comercio) carecieran de un plan de negocio, sino que el mismo no se basaba en la explotación del negocio, es decir, operar vuelos. El negocio que se planteaba era lograr plusvalías por la venta de los terrenos adyacentes, y posteriormente, de todo el complejo.

El proyecto se basaba en un centro de transporte intermodal de pasajeros y mercancías. Las buenas expectativas generadas se apoyaban en la proximidad al AVE, para lo que se planificó la realización de un apeadero, que no se construyó, y del suelo logístico para el cual no se estimó la inversión necesaria y en el que se basa el plan de negocio de la entidad.

Como no el plan financiero propuesto resultó ser insuficiente para cubrir las inversiones totales para la ejecución de todo el proyecto, situación que se agravó por la negativa de grandes entidades financieras a entrar en el proyecto y la intervención de Caja Castilla – La Mancha acabó por tener como única fuente de financiación a los proveedores y acreedores.

Cuando alguien comienza una iniciativa empresarial (un emprendedor, pyme o autónomo) lo primero que debe hacer es elegir el modo que considera más oportuno para hacerlo. Personalmente siendo conocedor de las bonanzas del apalancamiento financiero, participo más del principio de prudencia. Por eso, soy partidario de proponer un negocio escalable en el tiempo y que gran parte de las inversiones se realicen con capital propio.

Por otro lado, no hay que pasar por alto el hecho de que quienes han financiado esta obra han sido los proveedores y la cautela que indicaba para emprender una empresa la hago extensiva a la hora de gestionar la relación con los clientes y la propia empresa.

Hacer un estudio de riesgo de clientes no es usual en España, y aunque se haga, pocas veces se rechazará una venta por suministrar a un cliente de alto riesgo. Consecuencia de estas actitudes es la quiebra de muchas pymes que asumen riesgos excesivos y sin lugar a dudas, el aeropuerto de Ciudad Real, se “habrá llevado” a muchas pymes por delante .

Vía | Expansión
Imagen | Otakuchick
En Pymes y Autónomos | Plan de negocio

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario