Compartir
Publicidad

España está 37 puntos por debajo de Europa en jóvenes con vocación emprendedora

España está 37 puntos por debajo de Europa en jóvenes con vocación emprendedora
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La consejera de Empleo, Mujer e Inmigración de la Comunidad de Madrid, Paloma Adrados señaló la semana pasada, durante la inauguración del VI día del Emprendedor, que sólo el 3% de los universitarios españoles ve el autoempleo como su primera opción frente al 40% de los europeos y el 65% de los jóvenes de Estados Unidos.

La propia Paloma Adrados señaló que “ante la actual situación de crisis, llama la atención que el emprendimiento, que bien podría ser una magnífica opción para los jóvenes de acceder a un empleo, sea la última de las elecciones posibles“.

Hace unos días se planteaba esta cuestión en la sección de respuestas de El Blog Salmón y parece que todo el mundo encamina sus respuestas en las dificultades para emprender como el motivo principal.

Sinceramente y ahora hablando de jóvenes con preparación ¿no es tanto o más difícil que emprender el encontrar un puesto de trabajo acorde con esa formación/preparación? Porque ni siquiera estamos hablando de llevar a cabo una iniciativa o de empezar un proyecto, estamos hablando de hacer un planteamiento de futuro y de qué salidas laborales tienen en cuenta una vez que finalicen sus estudios.

Como siempre, en este país, se discuten medidas y políticas que tienen como objetivo empezar la casa por el tejado en lugar de enfocar esas medidas en las estructuras económicas y sociales. Porque estas cifras suponen un gran problema estructural, porque esto supone una falta de vocación empresarial alarmante, porque manifiestan la inexistencia de un relevo generacional de la clase empresarial e incluso, en muchos casos, una falta incentivos para continuar la trayectoria empresarial en algunas empresas familiares, como se puede comprobar en que cada vez se cierra más negocios ya no por motivos económicos sino porque los sucesores de los empresarios no quieren continuar con las actividades de sus padres.

No olvidemos que estamos hablando de personas con la formación suficiente para crear estructuras empresariales innovadoras y en sectores que podrían modernizar el tejido empresarial de nuestro país. Jóvenes que estarían dispuestos a irse a trabajar a otros países y cambiar de vida (como si eso no tuviera sus dificultades) pero que no se plantean quedarse aquí a crear y a trabajar para ellos mismos.

Emprender es difícil pero ¿hay algo fácil para ellos ahora mismo?

En Pymes y Autónomos | Jóvenes en paro… ¿y el autoempleo?
Imagen | Daniel Volpato

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos