Sigue a Pymesyautonomos

Dry the rain

En una encuesta llevada a cabo por Adecco, una no puede dejar de esbozar una sonrisa.Guardiola es el jefe que más feliz haría a los niños y niñas españoles. Lástima que el que fuera entrenador del Fútbol Club Barcelona no haya emprendido ninguna aventura empresarial porque trabajadores no le iban a faltar, al menos en un futuro. Es llamativo que los supuestos “mejores jefes” para los chicos sean futbolistas. Ni médicos, ni científicos, ni ninguna profesión similar.

Pero luego están las niñas, que es para abrir los ojos y que se te queden así un buen rato. Ellas prefieren como jefas a Selena Gómez, Guardiola, Shakira,Justin Bieber y a Obama. Así se desprende de la VIII edición de la Encuesta “Qué quieres ser de mayor” elaborada por Adecco y Fundación Adecco entre 1.200 niños con edades que van de los 4 a los 16 años, con y sin discapacidad, de toda España.

Los niños, bien informados

Es lógico que escojan como jefes a personajes que ven en la televisión, periódicos, revistas, en Internet. Pero no todo son sueños infantiles, también se les ha preguntado por cuestiones serias y han sabido estar a la altura. Se tiende a creer aquello de “es pequeño no se entera de nada”, andamos tan desencaminados al dudar de su capacidad de escucha y comprensión. Estos chicos y chicas encuestados conocen a la perfección la famosa prima de riesgo.

Y sus soluciones a la crisis, algunas de ellas, porque tienen más buenas ideas que algunos mandatarios pasan por:“bajar el sueldo a los políticos y a los futbolistas”, “castigar a los bancos por prestar un dinero que no tenían” o “denunciar a los políticos malos”. La última me encanta. Es de una lógica aplastante.

Futuros trabajadores

Me interesaba saber cómo veían ellos el futuro a la situación actual, ¿se arreglará? ¿cuándo? ¿estamos creando una generación de pesimistas? Leamos algunas de sus soluciones de cara al futuro: buscar la igualdad social se perfila como una solución simple pero efectiva a la hora de paliar los efectos de la crisis, ya que una forma de evitarla es que “los ricos repartan su dinero entre todos y que así tengamos lo mismo”, “ayudarse entre todos los países” o que “haya trabajo para todo el que quiera trabajar”.

Algunos pequeños asumen el papel de economistas por un momento y proponen medidas como “bajar los impuestos”, “cobrar menos aranceles a los productos extranjeros” o “dar dinero a los bancos y empresas para que refloten sus negocios”.Mi parte favorita: “bajar el sueldo a los políticos y a los futbolistas”, “castigar a los bancos por prestar un dinero que no tenían” o “denunciar a los políticos malos”.

No dejar que la gente diga crisis

Una de esas medidas un poco más creativa es la de “no dejar que la gente diga crisis”. Me ha sorprendido porque mayores y pequeños coincidimos. Yo intento huir de conversaciones de donde sé que lo único que voy a extraer es un principio de depresión, o un dolor de cabeza acompañado de insomnio. No se trata de vivir en un país imaginario, pero ¿ganamos algo con la queja y el lamento de cómo están las cosas?

Esas energías deberíamos emplearlas en intentar solucionar nuestra situación, y si es imposible (nada lo es) tratemos de hacer cosas, de pensar, de ayudar a otros, de intentar sonreír aunque cueste, siempre será más productivo que hablar de un tema que a fin de cuentas nos hará mal a todos.

En un informativo vi el otro día que en un bar habían puesto un cartel bien grande en la entrada: “Aquí no se habla de crisis”. Creo que la iniciativa ya la había visto, pero es bueno observar que existen personas, que como los niños sabios, saben que hablar de una cuestión negativa no traerá ni soluciones ni alegrías. Es más, espanta a la creatividad.Os recomiendo leer la encuesta.

En Pymes y Autónomos|Vivir sin jefe, los 50 errores del emprendedor,¿Está en extinción el modelo de jefe autoritario?

Imagen| Dry The Rain

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario