Compartir
Publicidad

Tú no me contratas, yo me ofrezco

Tú no me contratas, yo me ofrezco
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Los tiempos han cambiado, están cambiando y ojalá cambien mucho más. Los tiempos están cambiando y están conduciendo a las relaciones laborales hacia ese escenario que tantas veces he defendido del libre pacto entre las partes. Pero hoy voy a ir más allá y voy a dar una vuelta de tuerca más a este tema: el futuro pasa más por el profesional que se ofrece que por la empresa que lo contrata.

Hasta hace tan sólo unos pocos años lo importante era lo que la empresa podía ofrecer al empleado, hoy nos movemos hacia un nuevo paradigma, el de lo que el empleado puede ofrecer a la empresa que le contrata. Así, hoy caminamos más hacia un modelo de las competencias y capacidades que el profesional aporta a la empresa, que no a la seguridad que la empresa puede aportar al trabajador.

Hoy (y más en el futuro), el trabajador tiene que ser, tiene que verse empresa, su propia empresa. Y esto que lo he repetido mil y una veces y lo he defendido hacia la saciedad, lo iremos viendo cada vez más y con más fuerza en los próximos años especialmente en algunos sectores.

Así, el profesional es empresa y presta sus capacidades a una empresa determinada. Una empresa a la que se las presta por un tiempo y periodo determinado, por un proyecto, por una función determinada, pero mañana cuando todo eso haya terminado, el sigue siendo su propia empresa.

Una empresa que debe capacitarse y adaptarse permanentemente, una empresa que debe desarrollarse y estructurarse permanentemente, una empresa que no es otra empresa que tu empresa, que su empresa, y una empresa que no es responsabilidad de nadie más que de quien es empresa, que de quien es la empresa.

En Pymes y autónomos | Liberlabor: freelances y autónomos
Imagen | Profesionales por la ética

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos