Las 'líneas de negocio refugio' en tiempos de crisis

Sigue a

idea

La crisis económica, aunque afecta a la amplia mayoría de los sectores productivos de la economía, está teniendo una especial virulencia sobre las actividades relacionadas con el gran consumo, tales como los automóviles, el turismo y la industria textil. Produciéndose importantes bajadas de precios que reducen drásticamente los márgenes empresariales, y que lleva a muchas empresas a idear nuevos planes de acción para evitar echar el cerrojo ante el deterioro de su actividad mercantil.

Desde hace años, y sobre todo desde la llegada de la crisis, han sido muchas las empresas que se han dedicado de a una ‘segunda actividad’ o línea de negocio, como es el caso de las firmas de moda que se han lanzado al negocio de los perfumes. Una línea de negocio que a la postre les ha ayudado a mantener el tipo de una manera excepcional ante los malos resultados del negocio ‘tradicional’.

Cuando se habla de este tipo de situaciones, son muchos los que opinan que estas decisiones surgen con carácter transitorio, pero no es así. Cuando damos un paso adelante con nuestra empresa incurrimos en una decisión que marcará su desempeño futuro, adaptando unos recursos técnicos, tecnológicos y humanos al desarrollo de una nueva actividad, que aunque nos permita de manera temporal salir airosos de la crisis, sin darnos cuenta nos adentra en una nueva etapa de transformación de nuestro negocio.

Ante estas circunstancias sería muy conveniente tomar estos cambios como estructurales y no coyunturales, porque ¿cuántas empresas han abandonado su línea de negocio principal en favor de otra a lo largo de la historia? Muchas, lo que quita a este fenómeno la exclusividad en esta crisis, además de que no se trata de un esfuerzo temporal, y es más, se merece tanta atención o más que nuestro negocio tradicional. Aspectos que hay que cuidar para que con el paso del tiempo no nos arrepintamos de haber fracasado al no haberle dedicado el énfasis necesario.

Imagen | idea
En Ahorro Diario | Más vale muchos pocos que pocos muchos


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario