La obsesión de las empresas por mejorar el ratio de eficiencia

Sigue a

create

El ratio de eficiencia es un indicador financiero que mide el porcentaje de los ingresos que absorben los gastos operativos, una ratio muy utilizada por muchas compañías de múltiples sectores entre las que se destacan el sector eléctrico, el financiero, el manufacturero e incluso la hostelería, aunque la manera de imputar los costes puede variar a través de cada uno de ellos.

Hoy voy a escribirles sobre el por qué en los últimos años parece haber una cierta obsesión con su contención, tal y como si lo mejor para la compañía sería su contención ‘per se’. Sobre esto existen muchas opiniones en el mundo de la empresa, pero todas coinciden en que su reducción es positiva, aunque existen muchos matices al no ser una afirmación válida en todas las circunstancias.

Para lograr este objetivo únicamente existen dos caminos posibles:

  • Incremento de los ingresos, una vía que muchas empresas descartan al impedírselo la coyuntura actual de crisis por la que atravesamos
  • Reducción de los costes, y dentro de ello la reducción de las retribuciones a empleados, la contención de las contrataciones, el incremento de la jornada de trabajo, u asignar un mayor número de tareas y/o responsabilidades por colaborador

Por tanto, nos encontramos ante un asunto realmente crítico dentro de nuestra planificación financiera, porque una obsesión por el ratio de eficiencia que muchas organizaciones padecen puede desembocar en la pérdida del capital humano más adecuado para la compañía, la desorganización, y el desgaste propio de la acumulación de tareas, que tanta capacidad de respuesta nos resta ante situaciones de estrés.

En Pymes y Autónomos | La eficiencia del trabajador es muy positiva, ¿por qué no alcanzarla?
Imagen | create-learning


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario