Compartir
Publicidad

Manual contra el despilfarro (de 1962 y tan actual)

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Decía Warren Buffet aquello de que sólo cuando baja la marea se sabe quien nadaba desnudo. El agua, el dinero, las ventas, los bajos costes de financiación, las facilidades crediticias, etc.. tapan las ineficiencias de una manera asombrosa. Los tiempos de boom, de crecimientos desmesurados son tiempos en los que no reparamos en los detalles., esos detalles que, al llevarse la resaca nuestra protectora liquidez nos deja tiritando. Es entonces cuando echamos de menos no haber sido más estrictos, es entonces cuando hubiésemos deseado tener a mano un Manual contra el despilfarro.

Leyendo el excelente blog Sintetia, concretamente su interesante entrada Lo que no se puede medir, no se pude gestionar, encuentro un auténtica joya de la literatura empresarial española, un manual operativo de Ferrovial de 1962, el Manual 621, el Manual contra el despilfarro. Un documento de trabajo que me parece auténticamente delicioso, cuya versión original podéis encontrar alojado en Cotizalia (ha sido objeto de una reedición reciente que es la que incrustamos al comienzo del post). Por favor, echadle un vistazo, guardadlo que merece la pena.

Merece mucho la pena aunque hayan pasado los años, y muchas cosas hayan cambiado, ya que en su esencia nos da las pistas claves de una gestión empresarial del día a día, alejada de la excesiva dependencia crediticia, que mima la tesorería hasta rayar en lo monacal. Casi parece un libro de ejercicios espirituales. Su apuesta por la organización y la implicación de todo el equipo en esta lucha contra el gasto, contra las perdidas irrecuperables. En la introduciión hay un párrafo impagable:

Desgraciadamente el despilfarro es un dragón de siete cabezas que se infiltra por todas partes. La vigilancia contra el mismo ha de ser constante y alerta, por esto más que recetas o remedios, es un estado de ánimo lo que hace falta para luchar con eficacia contra ese devorador de las Empresas

Merece mucho la pena si vuestra empresa pertenece al sector de la construcción y merece mucho la pena si no es así. Los primeros podéis comparar la práctica de los últimos años con la recomendada por estos próceres y llorar por un tiempo pasado. Los segundos podréis trasladar a vuestros negocios, a vuestros sectores, las enseñanzas derivadas del control de costes en el sector de la construcción, uno de los más complejos que conozco y que necesita una precisión propia de un ballet soviético si se quiere evitar el perder dinero a chorros.

Y por último, merece mucho la pena si queremos construir toda esta sociedad desde bases solidas. Back to basics, que dicen los anglos....

En Pymes y Autónomos | El control de los costes es fundamental para aguantar el temporal, Los límites del control del gasto en la empresa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos