Compartir
Publicidad

Opciones gastronómicas y hoteleras temáticas como factor diferenciador

Opciones gastronómicas y hoteleras temáticas como factor diferenciador
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Antiguamente el ir a comer a un restaurante o el ir a dormir a un hotel, simplemente se entendía como aquella acción destinada a cubrir unas necesidades básicas como son el comer o el dormir. Hoy en cambio, además de eso, se trata de disfrutar de experiencias allá donde comemos o donde nos alojamos, y ello bien lo han entendido muchos lugares que crean ofertas temáticas al respecto.

Dicen que hay restaurantes que tienen que cerrar, hoteles que no les va bien, ¡no en todos los casos es así!, pues no todos simplemente dan de comer o dormir, y los que no hacen esto, los que saben distinguirse de los demás ofreciendo opciones personalizadas y segmentadas a distintos tipos de clientes, no están precisamente en crisis, todo lo contrario.

Restaurantes que ofrecen cartas muy bien pensadas y ambientes muy personalizados y hoteles cuyas habitaciones representan distintas zonas del planeta, o recrean distintos ambientes y experiencias sensoriales, son dos ejemplos de lugares que saben ofrecer algo más que un plato de comida al comensal o que una cama al huésped.

Y es ese “algo más” lo que permite a estos lugares dotarse de un efecto diferenciador que le da valor al lugar por si mismo. Un valor que no va intrínsecamente ligado al valor del plato o de la cama en sí mismo, un valor que le ofrece valor añadido al cliente, y un valor añadido por el que el cliente está dispuesto a pagar más.

En Pymes y autónomos | El precio se olvida, la calidad se recuerda Imagen | eli3b

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos