¿Está aumentando la violencia y el estrés laboral?

Síguenos

stress

La precariedad laboral junto a las altas tasas de paro y una situación económica que nos obliga a sufrir continuas reestructuraciones convierte a la empresa en un caldo de cultivo para actitudes violentas y momentos de tensión.

Tengamos en cuenta que pese a ser la violencia física la expresión más “visual” del fenómeno no es la más común. Durante algunos años se ha ido actualizando un libro de la OIT llamado “Violence at Work” en el que se nos aclara que las agresiones en el puesto de trabajo han experimentado un aumento en los últimos tiempos, especialmente las de naturaleza psicológica.

No existen registros históricos realmente amplios sobre la violencia psicológica pues su estudio es relativamente reciente en materia laboral. De hecho el trabajador sigue estando algo desamparado ante este tipo de agresión.

Según hemos ido avanzando en materia social se ha ido prestando atención a este fenómeno silencioso. En psicología he podido ver agrupados estos tipos de violencia laboral en tres grupos, el amedrentamiento , la intimidación y la hostigación colectiva.

El amedrentamiento es una actitud, generalmente de dirección, que persigue infundir miedo, humillar y desprestigiar a la plantilla. Esto podemos verlo de diferentes maneras: comunicación brusca mediante voces o gritos, no delegando con el argumento de que nadie es de confianza, realizar críticas negativas constantes o limitando las posibilidades laborales de personas con gran potencial y aptitud.

La intimidación y la hostigación colectiva hoy por hoy son más conocidas como “mobbing” y consiste en un acoso moral por parte de una o varias personas de la organización hacia un trabajador de forma reiterada y persistente. Esto también se puede presentar de diferentes maneras, por ejemplo:

  • Compañeros que evitan trabajar junto a una persona
  • Se le habla de forma despectiva
  • Se le hace el vacío sistemáticamente
  • Se le ridiculiza por su aspecto
  • Se instiga a los demás contra él
  • Es controlado de forma exagerada
  • Se cambia su espacio de trabajo sin aviso
  • Se le manipula el trabajo que ha realizado

El resultado de estos comportamientos suele reflejarse en el estrés de la víctima. En casos ha llegado a tales puntos que ha causado suicidios, como los controvertidos casos de France Télécom.

El estrés, psicológicamente hablando, se produce por un desajuste entre la persona y su entorno. Es una respuesta fisiológica para adaptarse y defenderse de las agresiones del entorno que al producirse de forma prolongada puede afectar al comportamiento individual. En casos extremos de duración o intensidad puede incluso convertirse en un padecimiento prácticamente crónico.

La agresión física o psicológica puede desembocar en estrés (igual que se puede producir por otros hechos) y ser causa de bajas laborales aunque legalmente se intenten separar ambas condiciones. Creo que el estrés laboral es un síntoma causado por mobbing voluntario o por mal ejercicio directivo (¿involuntario? vamos a pensar que normalmente si).

Como empleados tenemos que mantener el respeto mutuo para trabajar en un entorno “sano” y como directivos debemos evitar ser crueles y desinteresados con los trabajadores. Por supuesto el respeto (debería escribirlo con mayúsculas) también es imperativo en estos casos o de lo contrario poco haremos para revertir la evolución comentada al principio de este artículo.

Por otro lado quiero permitirme el lujo de dudar de las estadísticas aunque vivimos en tiempos en los que seguramente el estrés ha aumentado así como la competencia dentro de las sociedades. Quiero dudar precisamente por los pocos datos históricos al respecto pues según vamos avanzando vamos encontrando nuevas formas de medir las agresiones psicológicas (muy difíciles y casi imposibles de concretar en un estudio) vamos agregando más datos y esto produce un aumento estadístico, pero no tiene por qué reflejar un incremento real.

Quizás mediante se vaya normalizando y concretando el objeto de estudio podremos estar más seguros de si realmente aumenta o no. Por otro lado no quiero dudar de la existencia de estos abusos pues los he experimentado cerca y en algunos casos en primera persona.

En Pymes y Autónomos | ¿Mobbing o estrés laboral?, Gestionar bien el tiempo para reducir el estrés, Mobbing
Imagen | Bhernandez

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario