¿Cederías una parte de tu empresa para que ésta funcionara mejor?

Sigue a

gollum

La respuesta parece obvia y creo que la mayoría diríamos que sí. Algunos condicionarían su respuesta a que esa parte no fuera mayoritaria, pero nunca renunciarían a la posibilidad de quedarse con un negocio precario por negarse a dar una parte del mismo a quien le puede aportar un valor decisivo. Sin embargo todavía hay gente que no está dispuesta a ceder una parte de la empresa para que ésta funcione mejor.

Aquí entran varios factores, por un lado que la entrada de un socio puede ser un foco de problemas porque haya diferentes puntos de vista a la hora de llevar el negocio, sin pararse a pensar que a lo mejor es tu forma de manejar la empresa la que causa el problema.

En otros casos se valora mucho lo hecho hasta ese momento y no tanto lo que “el nuevo” puede aportar y por eso no se está dispuesto a ceder una parte del “pastel”. Sin embargo puede ser que esa aportación tenga un efecto multiplicador sobre nuestro negocio que haga que el valor del mismo sea muy superior al actual en muy poco tiempo.

También es habitual encontrarse con personas que sufren el “sindrome gollum“, su idea, su empresa es su tesoro; sólo suyo y de nadie más y el resto del mundo sólo quieren arrebatarselo.

Muchos creemos que es mejor un 60% (o un 40% incluso) de mucho que un 100% de nada. Sobre todo si el negocio tiene determinadas necesidades (financieras, de competencias, etc.) que no se pueden pagar y que la única manera de cubrirlas es cediendo participación.

El secreto es valorar lo que se necesita, encontrar quien puede proporcionarlo y llegar a un acuerdo. De poco vale cerrarse en banda y acabar fracasando por no ser capaces de ver que ceder puede ser la clave del éxito.

En Pymes y Autónomos | Despejando el camino: el pacto de socios
Imagen | Gage Skidmore

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario