Delitos informáticos en la empresa: Te podría pasar a ti

Sigue a Pymesyautonomos

Ladrón

Hace unos días leía la noticia de la detención de un empresario por espiar a su competencia mediante un troyano y hoy me encuentro otra en la que se condena a una persona por acceder al correo electrónico de su compañero de trabajo. Espiar y robar información a otras empresas de la competencia o a compañeros de trabajo, es algo que siempre ha existido, mucho antes de que la informática entrara en la empresa. En los tiempos que corren, en los que tenemos la mayor parte de nuestros datos soportados en sistemas informáticos, aparecen nuevas formas de robo, pero no por ello hay que ser alarmistas.

Basta con tomar una cuantas precauciones sencillas para evitar las principales amenazas en forma de troyanos o virus, aunque es cierto que ante sofisticados métodos de robo, poco podemos hacer. Contar con un antivirus y un cortafuegos (firewall) bien montados y nuestro software convenientemente actualizado, es lo mínimo que deberíamos tener en nuestras máquinas. Si además andamos con un ordenador portátil que contiene datos sensibles, deberíamos ser escrupulosos a la hora de conectarnos a redes inalámbricas, si no conocemos a su dueño.

Ahora bien, cuando entramos en casos como los de las dos noticias que comentaba en el primer párrafo, en la práctica, creo que poco se puede hacer. Que un tipo que fue tu socio te meta un troyano en tú ordenador y te robe tus clientes, suena a ciencia ficción, pero ya vemos que es posible. Si realmente es cierto y se demuestra que ha habido tal delito de descubrimiento y revelación de secretos, debería caer todo el peso de la Justicia sobre el acusado, para que el próximo que quiera hacer una cosa así, por lo menos se lo piense 2 veces. Ya es difícil emprender y mantener un negocio, como para que te vengan a robar en tu propia casa.

En el otro asunto, del robo de emails, ya hay sentencia, en este caso condenatoria para el acusado. Es un caso diferente, ya que se trata de un delito de revelación de secretos relativos a la vida íntima. no era información de la empresa. Me sorprende que aún haya gente que se crea que puedes entrar en el correo electrónico de un compañero sin su autorización y que no pase nada. No cuesta casi nada seguir el rastro de los accesos realizados y al intruso se le puede identificar fácilmente.

Como estos casos habrá muchos más, de los que nos enteramos o no, pero creo que muchas veces no le prestamos la suficiente atención a la seguridad informática en nuestros negocios. No se trata de acabar paranoicos, sino de mantener un sistema de seguridad y unas normas coherentes con los datos que deben estar protegidos. La Agencia Española de Protección de Datos nos obliga a tener un sistema de custodia de los que sean de carácter personal y ya sabemos como se las gastan con las sanciones. Teniendo en cuenta que hasta puede estar en peligro la continuidad de nuestro negocio, como reza el dicho, más vale prevenir que curar, en este tipo de casos, lamentar, añadiría yo.

En Pymes y Autónomos | La importancia (vital) de hacer copias de seguridad de nuestros datos
Imagen | Zodman en Flickr

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario