Compartir
Publicidad
Publicidad

Portátil o teléfono, en busca de la movilidad

Portátil o teléfono, en busca de la movilidad
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Podríamos centrar esta búsqueda en el formato ideal de dispositivo para los que trabajamos en movilidad. El ultraportátil, smartphone, algún paso intermedio por descubrir…

Parece que la tendencia es reducir cada vez más el tamaño de los aparatos que actúan como ordenador de ruta, dotándolos de funciones más potentes, por lo que cabría pensar en que la revolución, la solución definitiva, llegará cuando dispongamos de algún sistema con la potencia de un ordenador y el tamaño de un teléfono (algunos ya se acercan bastante a este ideal).

Sin embargo, me parece que tendríamos que pensar en incluir otra variable para lograr la fórmula perfecta, la adaptación de los contenidos, quizá mucho más importante que la primera.

Al fin y al cabo, lo que buscamos de cualquier aparato, sea sobremesa, portátil, ultraportátil o teléfono es que nos permita acceder con comodidad y rapidez a los contenidos que necesito para trabajar. Para entendernos, creo que el problema no es tanto el tamaño de la pantalla o teclado del dispositivo sino más bien si el software o servicio que necesito utilizar está adaptado para que pueda utilizarlo con él.

Para una trabajador móvil o una pyme cuyos empleados se muevan, ésto se traduce en que los sistemas de gestión y acceso a los recursos de la empresa deben estar pensados para ser utilizados en este contexto, en el que una buena adaptación de los contenidos nos va a permitir solucionar nuestras tareas con un teléfono inteligente, mucho más cómodo en desplazamientos que un ordenador, por pequeño y ligero que este sea.

Evidentemente, las pequeñas empresas no tenemos recursos para adapatar nuestros sistemas a todas las plataformas que sean necesarias, pero si podemos tener este aspecto en cuenta a la hora de decidirnos por un sistema de trabajo u otro.

Muchos ERP’s ya ofrecen compatibilidad para el acceso desde plataformas diferentes, e incluso disponen de adaptaciones específicas para ellas. La popularización de los modelos de software como servicio también permite a las compañías con menos recursos acceder a desarrollos que no necesitan de nada más que una conexión y una buena adaptación para pasar a ser útilies y prácticos en un teléfono.

Como paradigmas de la orientación a la adaptación de contenidos, me gustaría comentar dos ejemplos, el caso de Apple y el de RIM, por su experiencia en este terreno.

RIM, con un dispositivo en principio muy limitado , ha hecho de la adaptación de contenidos su bandera, centrándose más en como adaptar el software y los servicios para que sean sencillos y rápidos de manejar desde sus dispositivos que en añadirles potencia, pantalla y funciones, y esta ha sido la clave del éxito de la plataforma en las empresas.

Apple, con las aplicaciones web para el iPhone primero y las nativas después, ha sido consciente de lo mismo, y ha preparado una sistema de desarrollo de software sencillo de manejar y que permite adaptar contenidos de forma rápida e intuitiva, enfocando esta remodelación a la experiencia de usuario. Con ello han conseguido que su teléfono sea una de las plataformas más sencillas y cómodas de utilizar incluso para manejar aplicaciones complejas.

Este es para mí el futuro. No creo que necesitemos mayores pantallas ni equipos más ligeros (bienvenido sea todo igualmente), sino sistemas que permitan adaptar los contenidos a un formato cómodo y probado como el del teléfono, tenga éste centímetro más o menos.

Vía | Enrique Dans
Foto | woodsy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio