Compartir
Publicidad

Pomodoro, la mejor opción para concentrarse a la vuelta de vacaciones

Pomodoro, la mejor opción para concentrarse a la vuelta de vacaciones
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos vuelto de las vacaciones, estamos a miércoles y tenemos un montón de tareas pendientes. Sin embargo, nuestra mente todavía esta en la playa, en la montaña o en esa ciudad europea en la que pasamos unos días. Nos sentamos delante del ordenador y sin darnos cuenta estamos rememorando nuestro viaje. Pero esto se puede evitar con la técnica Pomodoro, la mejor opción para concentrarse a la vuelta de vacaciones.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de esta técnica que nos permite concentrarnos en la tarea que estamos haciendo, de manera que la atacamos con la debida concentración y sin permitir que nos interrumpan en el tiempo que dura un Pomodoro, unos 25 minutos, aunque esto es flexible. Después tenemos cinco minutos de descanso para dedicar a otra actividad.

Así vamos repitiendo en ciclos, hasta definir una pausa un poco más larga. Digo que es flexible porque depende mucho del momento del día en que estamos. Mientras por la mañana puedo definir tramos de actividad más largos, de 30 minutos por 5 de descanso, por la tarde rara vez consigo mantener la concentración más de estos 25 minutos. El Pomodoro para mi es como una lupa sobre un papel, me ayuda a concentrar toda mi atención en una tarea hasta acabar con ella.

A la vuelta de vacaciones es realmente útil. Para comenzar con ella basta con que nos pongamos un temporizador, que nos avise de que han pasado los 25 minutos, ya sea en el navegador, en nuestro teléfono móvil, manual o buscar algo más completo para instalar en nuestros equipos. Cada uno puede utilizar el que le vaya mejor, pero cuando el tiempo empieza a contar debemos afrontar la tarea con plena concentración.

Si nos sentimos cómodos con esta técnica de trabajo y nos da buenos resultados podemos aplicarla durante el resto del año, ya sea de forma habitual o en los momentos de menor concentración, como es en mi caso, después de comer, donde volver a arrancar me cuesta horrores.

Por último, otra cuestión en la que nos va a ayudar la técnica Pomodoro es a cuantificar cuánto tardamos en ejecutar una tarea. Es algo en lo que soy realmente malo, pero me he dado cuenta que no soy el único. Cuando alguien me dice que esto lo hace en media hora ya espero que sea una hora completa. Al tener que dividirla en Pomodoro acabo por dar una respuesta mucho más exacta a las tareas que tengo que hacer de forma más o menos periódica.

En Tecnología Pyme | Mejorar tu concentración y productividad con la técnica Pomodoro Imagen | mlpeixoto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio