Compartir
Publicidad

La brecha digital en la pequeña empresa

La brecha digital en la pequeña empresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que los ordenadores y, posteriormente, la red Internet se popularizaron y llegaron a nuestros negocios, ha existido un diferente grado de aceptación de las mismas por parte de las personas. La variedad de perfiles va desde el 'early adopter', que es aquél que está a la última siempre en esto de las nuevas tecnologías, hasta el 'alérgico' al ordenador, que no se sabe ni su contraseña para iniciar su sesión y prefiere seguir trabajando 'como siempre se ha hecho'. Debido a que los avances tecnológicos provocan que la diferencia entre los extremos sesa cada vez mayor, podemos afirmar que existe una brecha digital en la empresa.

Algunos dicen que la edad del trabajador es un factor clave, que incide directamente debido a que la resistencia al cambio de las personas mayores es mayor que el de otras de generaciones más jóvenes, a los que les resulta más fácil subirse al tren de las nuevas tecnologías. No es la primera vez que me encuentro a una persona que tiene que desarrollar un trabajo y pide ayuda porque no es capaz de manejar el ordenador. Estoy hablando de situaciones cotidianas, y no de otras más complejas como el mantenimiento de las máquinas. Por ejemplo, tareas como imprimir un archivo en formato PDF, buscar una determinada información en internet o hacer unos cálculos sencillos en una hoja de cálculo,... para algunos es el pan de cada día y las resuelven con los ojos cerrados, mientras que para otros es simplemente misión imposible.

¿Cómo resolver esta situación? Lo primero que se me viene a la cabeza es dotar a la persona de los conocimentos necesarios, es decir, a través de formación. Hoy en día existe una gran variedad de oferta de plataformas de formación online, a través de las cuales podemos realizar un curso completo de cualquier herramienta ofimática de uso común (procesador de texto, hoja de cálculo, presentaciones, base de datos,...). Si no, también siguen existiendo las academias especializadas que imparten cursos en sus propias aulas, e incluso se desplazan a las instalaciones de la empresa que los contrata, en lo que se suele llamar formación 'in company'.

Por otra parte, no hay que olvidar que en este tema es necesario motivar a la persona y hacerle comprender las ventajas que tendrá para ella so aprende a usar estas herramientas. Yo no cre que sea un problema de la edad, sino más bien de actitud. Se oye muy a menudo a gente que dice que no sabe nada de ordenadores y que no piensa aprender en su vida. Bueno, con vuestro permiso, dudo que vaya a ser así, sobre todo si tenemos en cuenta que la ya se está notando la incorporación de la generación messenger al mundo laboral y la presión que esto ejerce sobre quienes no están habituados a usar herramientas avanzadas a un ritmo decente. Si un joven es mucho más productivo localizando una información y preparando un documento con ella, ayudado del procesador de textos, en mucho menos tiempo que otra persona mayor que no se ha querido poner al día ¿Quién creeis que tiene más futuro en la empresa?

No digo que haya que ser un Bill Gates (Microsoft) o un Steve Jobs (Apple) para trabajar en la empresa moderna, sino que, por lo menos, se tenga en cuenta que la actitud y la formación en este campo hoy en día son claves, si no queremos seguir con el boli, el papel y la calculadora a estas alturas de la película. A todos nos cuesta salir de nuestra zona cómoda, pero como dice el refrán, hay que renovarse o morir y con el panorama actual de crisis, se antoja más necesario todavía.

Foto | RastaChango en Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos