Compartir
Publicidad

Burofax del banco: no me renuevan la póliza de crédito

Burofax del banco: no me renuevan la póliza de crédito
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El título del post es sumamente indicativo. Desde el año pasado, las entidades financieras se curan en salud y realizan notificaciones fehacientes a sus clientes en donde le comunican el vencimiento de la póliza de crédito y la intención firme de no renovar dicho préstamo. Esta notificación se lleva a cabo mediante un burofax.

Molesta, molesta bastante la verdad este tipo de notificaciones tan agresivas. ¿No basta con que el mismo director, (aquel que nos daba palmaditas en la espalda cuando la firmamos) nos llame a su despacho y nos haga el acuse de recibo de no renovación? Los departamentos de riesgos, organismos terrioriales o la parte de la estructura que corresponda a la entidad financiera ataja los problemas por la tremenda y no me gustan esas actitudes en absoluto.

Personalmente no me ha llegado ningún burofax de este tipo pero me ha llamado una amiga que tiene una tienda de ropa en esta situación. No es lógico el comportamiento de la entidad, su póliza funciona normal, sin excedidos, cubriendo su importe siempre casi al final de cada temporada… Ah no perdón, se me olvida decir que no accedió a contratar el TPV con ellos. Quizá ese sea uno de los problemas, no le compró al banco todo lo que le ofrecían. Fuera de ironías, su error principal ha sido financiar circulante con una póliza, y eso, no se debe hacer porque no gusta a los bancos.

No obstante, este tipo de notificaciones, son las que hacen que se te ponga mal cuerpo todo el día, porque se acabaron los tiempos en donde los directores y asesores comerciales visitaban nuestras empresas casi a diario, con objeto de vendernos la moto a todas claras ¿Cómo se soluciona este problema? Veamos algunas ideas:

Ampliación de garantías (hipotecarias) sobre la póliza de crédito. Cuando las pólizas son de importe elevado, si en un principio no se aportaron garantías reales, puede ser que ahora si tengamos que hacerlo para evitar su cierre y que siga funcionando como una póliza. No todas las entidades están por la labor de mejorar las garantías, dado que la duda es el retorno de la póliza, pero puedeser una opción planteable.

Transformación de la póliza de crédito en préstamo. Suele ser la solución usual, pero ojo al dato con las condiciones. Se están ofreciendo préstamos de un 9% en adelante para este tipo de operaciones. Además, tengamos en cuenta las cuotas y el cuadro de amortización que firmamos. Hay que coger la calculadora a la fuerza antes de firmar nada.

Pactar una solución mixta. Pasa por reducir el límite de la póliza a la mitad, o al saldo que tengamos dispuesto en el momento de la cancelación. Si tenemos la póliza dispuesta al tope, mal asunto porque necesitamos cancelar parcialmente el importe con un crédito.

No obstante, las pólizas que son suceptibles de terminar con un burofax son aquellas que se han utilizado coo préstamo desde su comienzo. Si hemos dispuesto muy rápidamente de nuestra póliza y siempre la hemos llevado cubierta, nuestro negocio no necesitaba una póliza, necesitaba un crédito y quizá ahora sea el momento de formalizarlo. ¿Os han notificado alguna no-renovación por burofax?

Imagen | eseartista
En Pymes y Autónomos | Las pólizas de crédito en cuenta corriente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio