Compartir
Publicidad
Publicidad

Humor. Ventajas (y desventajas) de un local libre de humos

Humor. Ventajas (y desventajas) de un local libre de humos
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad



Seguimos a vueltas con lo de la mal llamada ley anti tabaco, pues no es anti tabaco sino anti-humo. Es hora de tratar el tema con un poquito de sentido del humor, que tenemos muchos otros motivos más importantes para estar enfadados, no nos agriemos por esto.

Voy a enumerar las ventajas y desventajas que tienen este tipo de locales, para, de una manera razonada pero con un toque de humor, tratar de convencer a aquellos que simplemente acatan la ley por miedo a las sanciones.

Para el empresario:

  • Por supuesto nos evitaremos sanciones económicas por este motivo.
  • Un ambiente sin humo permite mantener un ambiente salubre con menos renovaciones de aire por hora, se ahorra en electricidad, y al precio al que la están poniendo todo ahorro es bueno.
  • Si los clientes tienen que salir a fumar, y hace frío fuera, volverán antes a por otro café calentito.
  • Si los clientes salen a fumar y no vuelven, hay rotación, así no está un cliente toda la tarde con un solo café, el periódico y media cajetilla de cigarrillos, que se fuman mientras leen gratis el periódico.
  • En los locales de copas, muchos de los fumadores, fumadores sociales que les llaman, tienen el pitillo en la mano porque necesitan tener algo en las manos; ahora optarán por una consumición.
  • Como no se puede salir del local con la copa en la mano, si salen se acabarán la copa antes, cuando vuelven a entrar probablemente pidan otra.
  • En los locales donde se sirvan comidas, mejorará la calidad de estas, ya que tanto los camareros como el jefe como los clientes notarán enseguida si algo huele a podrido.
  • Si la normativa municipal y el ancho de la acera te lo permiten, tu local ampliará su superficie con una terraza exterior, es previsible que algunos ayuntamientos sean permisivos, o incluso adapten sus ordenanzas si la presión de los hosteleros es fuerte.
  • No será necesario gastar 20 litros de limpiador cuando hagas la limpieza del local para que éste vuelva a oler a limpio, con 15 a lo mejor ya llega, haz la prueba, es un buen ahorro.
  • Ya no te tendrás que preocupar de reponer los ceniceros que te mangan los clientes “de recuerdo”, ni de los que se rompan.
  • No tendrás que lavar tan a menudo los uniformes de los empleados.
  • No tendrás que cambiar mantelerías chamuscadas por clientes que no apuntan con el cenicero; ni retapizar sillas por el mismo motivo.
  • Si hay vidrieras en tu local no tendrás que limpiarlas tan a menudo para que se pueda ver a través de ellas, ni ponerles caros vinilos pegados para disimular que ya no son transparentes.
  • El peligro de incendio del local se reduce, pero va a ser difícil que la compañía de seguros reduzca la prima por eso, sería planteable.
  • No gastarías nada en mecheros que le prestas a los clientes para encender el cigarrillo y luego “olvidan” devolver.
  • Podrás ver las caras de tus clientes, ya no te será necesario esperar a que hablen para reconocerlos en la neblina.

Para los clientes:

  • Tanto los fumadores como los no fumadores respiran mejor en un ambiente sin humo.
  • Los no fumadores que no salían de casa por no volver apestando a tabaco, entrarán en los locales; (eso compensará por los que decidan quedarse en sus casas para fumar y hacer botellón hasta que los vecinos los denuncien por ruidos.)
  • Se preocuparán de entrar al local aseados y perfumados; ya no entrarán guarros en tu local, porque enseguida el olor les delatará.
  • Podrán salir de tu local de tapas favorito oliendo sólo a fritanga, no a fritanga mezclada con tabaco.
  • Podrán ver si sus amigos están en el local sin tener que ir apalpando a toda la clientela entre la niebla hasta oír una voz conocida.

Las desventajas:

  • Hay que salir a fumar aunque haga frío o mucha calor.
  • No puedo fumar dentro.
  • No puedo hacer barquitos con las colillas en el WC y dejarlas flotando para deleite de los demás usuarios.
  • Si hace viento me cuesta más encender el cigarrillo.
  • Ahora saboreo el café y no era tan bueno como creía.
  • Ahora seré menos solidario con el Estado, si fumo algo menos, ingreso menos impuestos no deducibles.

En Pymes y Autónomos | Humor

Imagen |Germán R. Udiz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio