Publicidad

Hacia una economía verde, más justa, inclusiva y con trabajos de calidad

Hacia una economía verde, más justa, inclusiva y con trabajos de calidad
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Dentro del marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se está celebrando en estos días en Madrid se habla también de las implicaciones de una economía que saque partido a las energías renovables, una economía circular que potencie el reciclado pero que implica un cambio de modelo productivo que siempre tiene consecuencias en el empleo. La Ministra de Trabajo, Magdalena Valerio habla de ir hacia una economía verde, más justa, inclusiva y con trabajos de calidad.

Es complicado plantear un cambio de este tipo cuando sabemos que habrá gente que sufrirá las consecuencias, que tendrá que reciclarse hacia otro sector y es necesario ayudarles. Pongamos un ejemplo a pie de calle. Pasar de un coche de combustión a uno eléctrico reduce de manera notable el mantenimiento de dichos vehículos y en España hay muchos pequeños negocios y autónomos que tienen su pequeño taller, ¿dónde irán ahora? Ellos no se van a poner a fabricar baterías y necesariamente el sector sufrirá un ajuste.

Las previsiones son muy optimistas, incluso demasiado porque muchos proclamas que apostar por las energías limpias crearía más empleo, en concreto 5 por cada 1 que se destruya. Pero es que estos puestos que se generen se busca que sena de calidad, dignos, empleo productivo que permita una sociedad más sostenible.

Para ello se apuesta por incentivar la sostenibilidad de las empresas y su transición hacia un sistema productivo bajo en carbono y una economía digitalizada. Son bonitas palabras, pero que luego chocan con los incentivos para la renovación de la flota de vehículos de muchas compañías y autónomos, con una media de más de 15 años.

Hoy en día si una empresa tiene que cambiar de vehículo se encuentra en una encrucijada, con un diesel con poco futuro o penalizaciones para circular a corto plazo, un eléctrico con escasa autonomía y puntos de recarga poco frecuentes y un sobrecoste a pagar que no lo cubren las ayudas, en muchos casos inexistentes, de la administración.

A todo esto se suma un cambio de tendencia en el consumo, con más vehículos de reparto circulando todo el día como consecuencia de las compras por Internet, pedidos de comida, etc. Hay mucho trabajo por delante si de verdad queremos una economía más verde y muchos aspectos a mejorar.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios