Compartir
Publicidad

Lo valioso de la ejecución

Lo valioso de la ejecución
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Desde el punto de vista de la actividad empresarial debemos hacer un gran esfuerzo en la planificación. Muchas acciones técnicas, comerciales, innovadoras o de gestión son el resultado de un sistema que sirve de apoyo para fijar unos objetivos, trazar unas estrategias para alcanzarlos y decidir qué acciones son las adecuadas para ponerlas en práctica. Pero más allá de ese ejercicio teórico, al final lo realmente valioso es la ejecución.

Las ideas geniales no valen nada si no se ponen en marcha, o se ejecutan mal y los proyectos empresariales revolucionarios y con unas espectativas fabulosas han de demostrarlo en el momento en que se ponen en práctica. Los proyectos no son buenos ni malos, ni mejores o peores que otros hasta que se transforman en realidades y ofrecen resultados.

Por supuesto que es necesario todo un trabajo de desarrollo de la idea, de generación de un modelo de negocio, de estudios de mercado y de planificación financiera, pero luego la calle es la que nos va a dar la pauta sobre el futuro y la calidad de lo que tenemos entre las manos.

Las ideas, por sí mismas, no valen nada; los modelos de negocio, por sí mismos, no valen nada; las estrategias comerciales tampoco. Al final lo que nos muestra el nivel de calidad es la actividad real, los clientes que hemos captado, la gestión económica que llevemos a cabo, y permita optimizar recursos y beneficios, el valor de nuestra actividad, y nuestro posicionamiento en el sector en el que nos desarollamos.

La mayor parte de las pymes españolas no valen nada. Un capital social mínimo, poco valor del inmovilizado y una tesorería cada vez má afectada por la crisis y que, en muchos casos, tiene como contrapartida un enorme endeudamiento. Sin embargo una buena parte de esas empresas incrementan su valor al ponerse todos los días en movimiento y generar negocio.

Planifiquemos, trabajemos sobre modelos, hagamos previsiones y proyecciones. Estos ejercicios son muchas veces necesarios para facilitar una correcta ejecución. Pero el mayor esfuerzo, la verdadera clave para que nuestro negocio dure y sea rentable es la ejecución.

En Pymes y Autónomos | El primer paso hacia el éxito Imagen | kenny vivas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos