Algunas consideraciones sobre los equipos portátiles

Sigue a

portatil.jpg

 

Recientemente he observado algunos cambios en la relación del jefe con sus empleados tras recibir este último un equipo portátil por parte de la empresa que me han resultado cuanto menos curiosos, y hoy quiero compartir con ustedes.

De entrada he de decir que siempre que se pueda me parece totalmente positivo y disruptivo que se vayan implementando equipos portátiles en lugar de ordenadores sobremesa en las empresas, puesto que presenta grandes ventajas como la posibilidad de tele trabajar, atender una petición cuando por algún motivo el trabajador no se encuentre físicamente en la oficina, o para ejecutar una tarea con carácter puntual en un fin de semana.

El análisis que voy a desarrollar trata sobre esta última cuestión, la realización de tareas durante el fin de semana por el hecho de poseer un equipo portátil. Hay que partir de la base que el fin de semana es el período reglamentario de descanso del trabajador, y por tanto, salvo circunstancias muy puntuales no podemos obligar a los miembros del equipo a realizar ningún tipo de tarea fuera de su horario. Bien es cierto que a veces las circunstancias lo requieren, y por tanto, sean bienvenidos los equipos portátiles.

El problema surge cuando pedimos a nuestro empleado que realice un trabajo durante el fin de semana y no se trata de una tarea ‘crítica’. ¿Por qué? Porque para un jefe siempre es tentador pedir más trabajo cuando un equipo responde (un trabajador difícilmente dice no, y menos en las circunstancias actuales), de tal manera que lo que se pide una primera vez como un favor, luego se convierte en un deber, para finalmente convertirse en una obligación. Deteriorando mucho las relaciones laborales y perjudicando la ‘calidad de vida’ del equipo, que empieza a disminuir su productividad, bien porque las jornadas laborales se extienden más allá de su jornada, o bien por las incomodidades y tensiones que este hecho representa.

En conclusión, lo que recomendaría es la realización de un uso racional de los mismos, aprovechar sus ventajas sin abusar de su potencial, siendo necesario recordar que aunque el equipo sea portátil, y se pueda realizar técnicamente una tarea en cualquier momento y lugar, detrás hay una persona que tiene una vida y a la que tenemos que respetar.

En Pymes y Autónomos | Herramientas de productividad: no nos volvamos locos
Imagen | lordferguson

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario