Sigue a

Reloj

Saber organizarse resulta indispensable para ser eficientes, para ser productivos en nuestro quehacer, en nuestra actividad profesional. Y si es cierto, que el saber organizarse es una virtud, también lo es que en muchas ocasiones no se nace enseñado a organizarse, en estos casos conviene que adquiramos en la medida de lo posible esa virtud.

Por supuesto, ni todas las personas requerirán organizarse igual, ni todas las tareas profesionales o profesiones requerirán la misma capacidad y nivel de organización, pero esta claro que un mínimo grado de organización es necesario en todas ellas, como necesario es organizarse en la vida misma.

En otras ocasiones he defendido a capa y espada el improvisar, la creatividad y el dejarnos llevar, he defendido la relajación y el no querer llevarlo todo con un control férreo, pero esta claro que por mucho que se defienda todo eso, un mínimo de control se hace necesario, un control necesario de no querer sumirnos en el caos más absoluto.

Formas y sistemas de organización los hay y muchos, estrategias y mecanismos también, pero no quiero hablar de ello, no quiero mencionarlos. Pues es tarea de quien necesita organizarse, buscar en su interior, conocer sus particularidades y buscar y decidir, las formas, sistemas y mecanismos que más le convengan en su caso particular.

Mis palabras, valgan (si es que pueden resultar útiles para alguien) simplemente para despertar en esa persona, en la persona que lo pueda requerir, la necesidad de organizarse.

En Pymes y autónomos | Ideas para mejorar la gestión del tiempo (I)
Imagen | chicadelatele

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario