Sigue a

Criticas

Si yo fuese una persona que se ablanda o que le afectan lo más mínimo las críticas de buen seguro que muchos que leerán esto ya saben que hoy me habría hundido, si yo fuese una persona que ante la crítica se acobarda me habría retirado de muchas cosas. Por contra, a mi la crítica me estimula, me anima, me divierte y me hace sentir vivo, ¿y si todas las empresas y profesionales fuesen así?

Rendirse o amedrentarse ante las críticas o los ataques es muy fácil, es fácil esconder la cabeza bajo el ala. Es fácil hundirse como profesional o como empresa que recibe muchas críticas. Lo difícil es saber hacer de esas críticas nuestro combustible, nuestra plataforma y al contrario de lo previsto, crecer cada día más y más, revertir la situación y ser cada día más fuerte gracias a las críticas, ¡en ese punto se demuestra el valor y el éxito!

Microsoft, Telefónica, y un etcétera, etcétera de empresas vilipendiadas, criticadas, y muchas otras cosas más. Pero ellas cada día más y más grandes, más y más potentes. Escuchando la crítica como motor sí, pero simplemente la que le interesa, la constructiva, la que le estimula a mejorar. La otra, la destructiva, ni tan siquiera atacándola, simplemente ignorándola.

Y si eso es así en una gran empresa, también lo es en una y cada una de las pequeñas empresas o de los profesionales de todo tipo que en cualquier momento puedan recibir críticas o encontrarse en el ojo público del huracán. No es fácil, pero se puede conseguir, y aseguro a los lectores que no tan sólo se puede conseguir controlarla, sino hacer de ella como he dicho un estímulo y una plataforma para subir. Pues al otro lado de la crítica, está la alabanza, y que duda cabe que una alimenta a la otra.

En Pymes y autónomos | Aprovechar las críticas para mejorar
Imagen | anieto2k

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario