Antes los clubes de fútbol y ahora los centros comerciales, ¿nueva moda de los inversores extranjeros?

Síguenos

salvavidas

Con la llegada de la crisis económica han sido muchos los negocios que se han tambaleado, otros han cerrado, y otros se han quedado en un estado de indefinición, que les ha llevado a ligar su futuro al acaecimiento de un fenómeno de carácter extraordinario.

Estos fenómenos extraordinarios se han encarnado en los inversores extranjeros, que al igual que en otros países europeos, han reflotado algunas sociedades, como es el caso de los clubes de fútbol. Una tipo de negocio que recientemente se ha sumado a dicho fenómeno son los centros comerciales, que como el centro comercial ‘Avenida M-40’, en el barrio de La Fortuna de Leganés, se ha puesto en manos extranjeras para emprender una nueva etapa.

Desde el punto de vista financiero, este tipo de inversiones vienen como agua de mayo para salvar ciertos negocios y mantener los empleos, pero, en cuanto a la calidad y estabilidad de las inversiones tengo mis reservas, ya que en muchos casos se trata de inversores como poca o ninguna experiencia en los negocios en los que invierten, y además, el capital de referencia suele ser muy inestable al moverse por el objetivo de la consecución de rentabilidades muy tempranas.

Adicionalmente este tipo de negocios pueden desplegar una competencia desleal a los ya establecidos, ya que en muchos casos los comercios que se establecen allí, y las condiciones laborales de los empleos que generan, pueden conseguir justo el efecto contrario, al introducir mayor inestabilidad y precariedad en las relaciones laborales.

En Pymes y Autónomos | Los autónomos y profesionales deben estar abiertos a buscar oportunidades fuera
Imagen | N07


Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario