¿Se puede plantar cara a los comercios regentados por los ciudadanos chinos?

Síguenos

chino

Que los comerciantes de origen chino se han hecho muy fuertes en el mercado de la distribución minorista en las grandes ciudades españolas no es ninguna novedad, un hito que han alcanzado gracias a maratonianas jornadas de trabajo a la par que ofrecer a sus potenciales clientes un horario de apertura mucho más amplio que los establecimientos ‘tradicionales’ no les ofrecían.

Con la crisis y los nefastos resultados que acompañan al comercio minorista en España no queda otra que reinventarse o morir, y esto es lo que están haciendo algunas tiendas que ya estaban afincadas en nuestro país para plantar cara a los comercios regentados por chinos. Con ello no quiero hacer ninguna crítica sobre que la llegada de los asiáticos haya sido mala ni que mucho menos que sea conveniente que ponerle freno, sino destacar el golpe de efecto que el comercio local están proporcionando para salvar la situación.

Este proceso que denomino ‘golpe de efecto’, se está llevando a cabo por los grandes establecimientos comerciales como por ejemplo los supermercados Día, pero también por tiendas más pequeñas y negocios tradicionales que están implementando una política de turnos para limar las diferencias en los resultados que se derivan de la libertad de horarios.

Teniendo en cuenta lo anterior, he de decir que estos negocios cuentan con otros aspectos muy positivos respecto a los asiáticos, que son la calidad y el precio del producto, dos aspectos que no son ningún atractivo para los clientes de los establecimientos al uso regentado por empresarios de origen chino. Dos ventajas competitivas que se obtienen gracias al contacto directo con los fabricantes del producto, que les permiten obtener mejores precios que los que trasladan los foráneos.

En Pymes y Autónomos | Los chinos no son inmunes a la crisis
Imagen | China


Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario