Marcas farmacéuticas, ¿sinónimo de calidad?

Sigue a

Marcas

De los últimos años a esta parte, las farmacias en muchos casos han dejado de ser lugares donde simplemente se venden medicamentos y han pasado a ser casi “hipermercados de la salud”, esto que a priori es positivo, también entraña sus riesgos, especialmente para nuestro bolsillo, ¿y es que todo lo que se vende en farmacias es sinónimo de calidad?

No voy a entrar a valorar si es mejor tomar medicamentos o si sería mejor medicinas naturales, no voy a entrar a valorar muchas otras facetas que hoy se ofrecen (también) en farmacias, pues todo ello no nos acercaría al ámbito empresarial, y no es mi función en esta tribuna. Pero sí que quiero enfocarlo especialmente desde el prisma de las marcas (de parafarmacia, no de medicamentos genéricos farmacéuticos) que nos venden las farmacias.

En el imaginario popular existe la creencia de que todo lo que se vende en una farmacia es de una calidad excelente, y obviamente en general es así, pero también hemos de tener presente que en muchos casos simplemente estaremos pagando el “valor farmacia”, es decir, el precio añadido que pagamos por comprar un producto en un lugar que a priori ya se le presupone de garantía y calidad contrastada.

Dicho esto, también tengo que decir que obviamente las marcas por ejemplo meramente farmacéuticas de jabones, enjuagues o demás, no son marcas blancas al uso, son marcas en todo caso específicas de farmacias, pero no lo que se entiende blancas por el sentido tradicional.

Por ello, no estoy diciendo que estas marcas de farmacia sean malas (yo soy el primero que compro y me fío de muchos de estos productos de farmacia), lo que digo es que no siempre, inexorablemente y por gracia divina, todo lo que se venda en una farmacia tenga que ser bueno porque sí.

En Pymes y autónomos | Una farmacia malagueña en concurso de acreedores
Imagen | eliazar

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario