Síguenos

Influenciadores

Contar con un ejército de prescriptores de tu firma en la red es una herramienta más que interesante para lograr un buen posicionamiento en tu sector. No sólo serán clientes satisfechos con tus productos sin más, sino fieles seguidores entregados a tu marca y que no dudarán un segundo en aconsejar a sus contactos sobre tus servicios. El ejemplo más claro puede ser Apple, aunque hay muchas compañías más modestas que, gracias a su buena estrategia en redes sociales y la web, han construido ese impagable grupo de prescriptores.

A la hora de comprar un producto o contratar un servicio, siempre se ha buscado segundas y terceras opiniones para desequilibrar la balanza y tener una mayor certeza, una mayor seguridad de que es la mejor adquisición posible. El ‘boca-oreja’ es el más antiguo método de lo que hoy se llama marketing de influencia. Sin embargo, las redes sociales ha hecho que ese proceso sea mucho más grande, gracias a su poder viralizador.

En todos los segmentos y áreas existe hoy un grupo de influenciadores (mayor en sectores como nuevas tecnologías, restauración o actividades de ocio y tiempo libre), cuyo poder a la hora de prescribir un producto está ahí. Son los llamados ‘prescriptores de marca’ (brand advocates, en inglés), un grupo de consumidores que deben convertirse en un objetivo más en la estrategia de redes sociales e internet de las empresas, especialmente de las pequeñas.

¿Su perfil? Suelen ser jóvenes, usuarios muy activos en plataformas como Facebook o Twitter, con conocimientos y experiencia amplios en el sector en concreto y, en muchos casos, con un número relativamente alto de seguidores y contactos o, al menos, con una capacidad de influencia bastante importante.

¿Cuáles son las principales ventajas de contar con un nutrido grupo de estos prescriptores con una buena opinión de tu marca? Para mí, hay dos fundamentales:

  • La primera es que, a través de ellos, lograrás la perseguida y ansiada recomendación de tus productos y servicios. Son ya muchos los que consumidores que antes de afrontar una compra, busca experiencias y opiniones de otros usuarios. Si logras ofrecer un buen servicio que ‘encandile’ a esos prescriptores, tendrás una buena ventaja competitiva.
  • La segunda y no menos importante es la crítica. No entregan su confianza gratuitamente y nos exigirán mucho más que los usuarios medios. Sólo así podremos mantener alta la calidad de nuestros productos y aprenderemos sobre lo que hemos de mejorar.

Conseguir este ejército de prescriptores es una cuestión de paciencia y mucho trabajo. El resultado puede ser más que interesante. ¿Por qué no intentarlo?

En Pymes y Autónomos | Las enseñanzas ‘marketinianas’ de Apple para las pequeñas empresas, El cliente, más importante que nunca
Imagen | Ed Yourdo

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario