Ser proactivo no es ser un 'trepa'

Sigue a

decidir

En todas las organizaciones hay profesionales más conformistas y otros más vivaces, miembros colaboradores y otros más individualistas, y también, otros que se limitan a cumplir su cometido, mientras que existen otros que quieren ir más allá, con tal de lograr un mejor resultado para su equipo, departamento o empresa.

Respecto a esta última cuestión, tengo que decir que casi siempre he notado que al miembro del equipo que muestra una actitud más proactiva, siempre se le ha mirado con cierto recelo, cuando en mi opinión goza de una magnífica actitud para hacer frente a los desafíos del día a día, mostrando mucho ímpetu a la hora de resolverlos.

Un ejemplo claro es cuando estamos trabajando en un proyecto y surge un imprevisto, que supone tratar con un tercero un asunto determinado, en este caso, si informamos de la incidencia a nuestro supervisor, siendo este el que ha de tomar una decisión, podemos conseguir dilatar en el tiempo su resolución, poniendo en peligro nuestros objetivos. He aquí su importancia, porque si el empleado es capaz de tirar hacia adelante con seguridad, identificar el problema y de mover los hilos de manera autónoma, puede lograr que el proyecto se salve.

Por tanto, el ser proactivo no se parece en nada a ser lo que comúnmente se conoce como un ‘trepa’, ya que este segundo se caracteriza por enmascarar con la colaboración un aprovechamiento individual que puede perjudicar a los compañeros más inmediatos, siendo una actitud que los jefes de equipo han de saber localizar y gestionar adecuadamente para mantener la armonía del mismo.

En Pymes y Autónomos | Los mejores candidatos, los más conocidos
Imagen | c_calio


Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario