La virtud de saber esperar

Síguenos

Esperar

La paciencia, el saber esperar el momento, la calma y el sosiego nunca han sido una de mis virtudes precisamente en el terreno empresarial. Por el contrario siempre lo he querido todo aquí y ahora, siempre he querido conseguirlo todo, tenerlo todo. Tenerlo todo ya, sin más demora, sin dilación, pero eso no quita que reconozca que el valor de saber esperar es indispensable en el mundo de los negocios.

Obviamente decir que reconozco que el valor de saber esperar es indispensable en el mundo de los negocios aunque no significa ni mucho menos que no siga pensando que el ímpetu, que el hambre, que la sed de éxito es el auténtico motor, es el auténtico impulsor de nuestras empresas y de nuestras carreras profesionales, pero sí que significa que entiendo que existen momentos que demandan sosiego, espera o reflexión serena.

Sosiego, espera y reflexión serena, sí. Sí a todo ello y en muchas circunstancias, pero sí en su justa manera, pues no vaya a ser que de tan sosegados y reflexivos, que de tanto esperar, nos hagamos ancianos esperando. Y yo sin duda no quiero llegar a mayor diciendo lo que hubiese podido conseguir, soñando con lo que habría podido ser, y no haberlo sido por haber esperado, por haber sido sosegado y reflexivo.

El sosiego, la espera, y la reflexión entonces sí pero un sí en su justa medida, no más allá. No más allá, pero tampoco menos allá, pues la falta absoluta de estos tres factores también supone un grave riesgo para nuestras carreras y para nuestras empresas. Ahora bien, si hemos de correr riesgos, que sea siempre por defecto, que por exceso de precavidos, ¿no?

En Pymes y autónomos | La gestión empresarial: instrumentos de gestión a medio y largo plazo
Imagen | Chang2034

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios