Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Diferencias formales y contables entre el criterio de caja y el de devengo

Diferencias formales y contables entre el criterio de caja y el de devengo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
\"image\"
Tweets por @SageSpain

\"Blog

El nuevo criterio de IVA de caja ha encontrado en el mundo empresarial menor acogida de la esperada, en parte debido a la carga administrativa que trae consigo. Los que se hayan acogido a él, deberán observar una serie de obligaciones formales que no tenían hasta ahora y que despiertan recelo a la hora de hacer el cambio.

Declarar las facturas en el momento en que se produce la transacción monetaria, exige un riguroso control de cobros y de pagos. El cambio de fecha en una anotación puede suponer que ese importe se incluya en un trimestre diferente, por lo que comprobar la exactitud temporal de lo declarado se convierte en algo fundamental para la administración.

Diferencias contables entre el criterio de caja y el de devengo

Las empresas que se hayan acogido al criterio de caja tendrán que incluir en los libros-registro de facturas emitidas y recibidas el detalle siguiente:

  • Junto al registro de la factura indicarán las fechas del pago o del cobro, parcial o total, de la operación. Si fuera parcial, se anotará la cantidad abonada cada vez.
  • Habrá que especificar también el medio de pago utilizado.

Las empresas que no se acojan a este criterio, pero que sean destinatarias de las operaciones afectadas por el mismo, incluirán la misma información de las facturas que reciban por caja.

Cabe mencionar que existen operaciones que deben declararse obligatoriamente por devengo, independientemente del régimen por el que haya optado la empresa. Esas operaciones son:

  • Entregas exentas: exportaciones de bienes y operaciones a ellas asimiladas; entregas a zonas francas y depósitos o a países de otro Estado miembro.
  • Importaciones y operaciones similares a las importaciones como las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  • Supuestos de inversión del sujeto pasivo.
  • Autoconsumo de bienes y las operaciones asimiladas a las prestaciones de servicios.

Por lo tanto, el registro de las facturas donde se recogen no tiene que atender al detalle del resto de operaciones.

Diferencias formales entre el criterio de caja y el de devengo

Las facturas emitidas por una empresa acogida al criterio de caja contendrán la mención de “régimen especial del criterio de caja”, para dar a conocer al destinatario que no podrá deducirse el IVA soportado en ellas hasta que realice su pago. También sabrá el registro de detalle que tiene que añadir en el momento de anotarlas.

La expedición de una factura que se declare por caja deberá producirse en el momento en que se realiza la operación, Si el destinatario fuera un empresario o profesional que actuara como tal, se expedirá antes del día 16 del mes siguiente a aquel en que se hayan realizado.

Es imprescindible para las empresas adaptar sus programas contables

    a las nuevas exigencias fiscales, de manera que la cumplimentación de los impuestos pueda realizarse de manera ágil y sencilla. De lo contrario, la adopción del nuevo criterio supondrá un serio problema en el momento de realizar las liquidaciones.

    • Sage te ofrece recursos empresariales para ayudarte a afrontar el futuro con confianza.

    En el Espacio Inspiración a tu negocio:

    Cómo buscar financiación para tu negocio La empresa se sube a la nube: ventajas y retos del cloud

    Imagen | Images Money

    Publicidad

    También te puede gustar

    Ver más artículos