Compartir
Publicidad

El valor diferencial también en la hostelería

El valor diferencial también en la hostelería
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hace unos pocos meses que muy cerca de mi casa abrieron una nueva cafetería, una cafetería que antes de abrir, cuando el local estaba en obras y la gente se pensaba que sería un bar más despertaba recelos. Una cafetería que cuando abrió y en muy poco tiempo se ha convertido en lugar de admiración y de alabanzas del lugar, ¿y todo ello por qué? Por el valor diferencial que sus propietarios le han sabido dar.

Y lo dicho en el primer párrafo de este artículo nos demuestra básicamente dos cosas. Primera, que incluso en uno de los sectores más tradicionales y típicos se puede innovar y apostar por la excelencia del servicio, y segundo que la apuesta por un determinado estilo y por una determinada tipología de clientes puede ser muy rentable.

Me explico, por una parte abrir un negocio de hostelería, y lograr que este negocio no sea sólo un lugar para ir a avituallarnos y poco más, y en lugar de eso lograr que la excelencia en el servicio sea máxima, y que en lugar de tomarnos un café estemos gozando de una experiencia en todos los sentidos ya tiene mérito, pero además que todo eso se haga apostando por un concepto rompedor con el tradicional, es fantástico y digno de admirar.

Y es que ello se ha conseguido gracias a no tener miedo al cambio, a apostar por ser diferente, a no querer ser un bar de segunda, a no ser un bar donde se ve fútbol y se discute entre cervezas. Ello se ha conseguido por ser fiel a un estilo, incluso renunciando a poner servicios que a priori atraerían más al típico cliente de bar, y por supuesto con el riesgo que eso suponía por la limitación en el acceso de todo tipo de clientes, al dirigirse particularmente a un target bastante determinado.

Pero en lugar de eso, en lugar de perder clientes por no ser el típico lugar de cervezas y carajillos, la acceptación y el nivel ha sido muy alto, y es más de buen seguro que más rentable a la larga (y a la corta) que los clientes de los otros tipos de bares. El reto entonces está en saber encontrar la diferencia, y el reto está obviamente en saber siempre mantener esa diferencia. Quien consiga eso, sin duda será siempre un modelo de negocio a seguir.

En Pymes y autónomos | El valor de lo que no se puede copiar Imagen | OliBac

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos