¿Cómo salir a las preguntas comprometedoras?

Sigue a

cotilla

En las empresas ubicadas en los países mediterráneos se charla mucho más que en las que se emplazan en los países nórdicos, algo que da lugar en ocasiones a demasiadas preguntas, algunas de ellas incómodas de que en ocasiones no sabemos qué responder, para salir airosos y de una manera elegante.

Una muestra de ello son las preguntas relacionadas con nuestra vida privada, nuestras preferencias políticas, sexuales o incluso deportivas. Sobre las que es posible que no nos apetezca hablar, y naturalmente queramos preservar nuestro derecho a la intimidad personal.

A veces esto puede dar lugar a situaciones incómodas, pero se puede agravar si en el equipo de trabajo con el que colaboramos hay personas ‘demasiado curiosas’. Pues bien, en mi opinión más vale una vez rojo que cien amarillo, y debemos zanjar ese bombardeo de preguntas de manera elegante, diciéndole con respeto y mucho tacto que prefieres no hablar de ello.

Algo que debemos reforzar con una actitud cordial, evitando comentar cuestiones de otros compañeros, partiendo de la base de que no debemos hacer lo que no nos gustaría que hiciesen con nosotros mismo, respetando si queremos que nos respeten.

En Pymes y Autónomos | Todo el mundo tiene sus fantasmas
Imagen | juantiagues


Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario