Compartir
Publicidad

El peligro de rebajar las exigencias al deudor

El peligro de rebajar las exigencias al deudor
Guardar
13 Comentarios
Publicidad

En estas últimas semanas se habla mucho de la legislación hipotecaria, y se pide que se instaure la dación en el pago. Es decir, que la persona que no puede pagar la hipoteca, vea saldada su deuda solo con la entrega de las llaves del piso y no que siga manteniendo personalmente la deuda con la cantidad que quede pendiente de cubrir respondiendo ella con sus bienes presentes y futuros.

Y ello más allá de las consecuencias que tiene para la vida de las personas, también tiene una implicación para las empresas, y es de todo ello de lo que quiero hablar, pues ante estas peticiones me planteo lo siguiente: ¿Por qué se tiene que permitir saldar una deuda por un importe inferior a lo que se debe?, ¿no es un riesgo que pone en jaque al sistema rebajar las exigencias al deudor?, ¿dónde queda el cumplimento de lo pactado?

Yo personalmente estoy completamente en contra de esta medida, ¿por qué un ciudadano que pacto libremente unas condiciones y un precio ahora porque pierde dinero reclama que no se lo cobren? Señores, este señor nunca se quejó mientras los pisos subían y subían. Y personas humildes, personas de muy pocos recursos económicos, veían multiplicar su patrimonio día a día y jugaban a ser grandes inversores, ¿quién se quejaba entonces? ¡Nadie!

Nadie se quejaba, nadie protestaba por las tasaciones y nadie decía nada. Y muy señores míos en los negocios, en las inversiones, en este mundo se gana y se pierde, y lo que no se puede pretender es jugar a ser un gran inversor y reír cuando todo va bien, y decir que es injusto y llorar cuando perdemos, pues ganar y perder esta en la misma mano, y quien gana sabe que puede perder.

Y a parte de todo ello, ¿dónde queda el papel de empresas privadas (los bancos) que han dejado un dinero?, ¿por qué ahora tienen que recibir menos dinero del que dejaron? Sinceramente no lo entiendo. Y todo ello no nos puede llevar a nada más que a que se de menos crédito, y que si por ejemplo lo centramos en las empresas, si un cliente no puede pagar, por esa regla de tres pobrecito, ¿por qué debe pagarnos todo lo que nos debe? Que nos pague la mitad o menos, ¿no? Es que claro ahora no le va bien, y como le vamos a hacer eso. Y nosotros ¿qué?, ¿y el riesgo y el esfuerzo que hemos realizado por servirle previamente a él?, ¿dónde queda eso?, ¿dónde queda el cumplimento de lo libremente pactado?

En Pymes y autónomos | El crédito no fluye
Imagen | vdevivienda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad