Compartir
Publicidad

La economía sumergida no es un efecto de la crisis

La economía sumergida no es un efecto de la crisis
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los motivos que últimamente se asocia con la economía sumergida es el efecto de la crisis económica, sin embargo un estudio realizado por FUNCAS parece desmentir esto ya que el índice de economía sumergida en estos momentos es practicamente el mismo que durante el periodo de "bonanza" económica que vivimos en España antes del estallido de la burbuja inmobiliaria y de la crisis financiera.

Dicho estudio utiliza tres métodos diferentes de estimación de la economía no declarada en España y abarca el periodo 1980-2008: el método monetario, el de consumo de energía y el llamado "método de múltiples indicadores y múltiples causas". Los tres muestran resultados similares y situan la economía sumergida en España en un rango entre el 20% y el 23,7% del PIB en 2008.

Curiosamente en 2008, antes del estallido de la crisis en nuestro país, esa cifra duplicaba el porcentaje calculado para el periodo 1980-1985, momento en que la economía española sufría los efectos de la segunda crisis del petróleo y la reconversión industrial, en ese periodo la actividad no declarada se limitaba al 12,5% del PIB.

El informe muestra que el crecimiento de la actividad sumergida es mucho mayor que el de la economía "oficial" durante el periodo democrático. El PIB durante estos años se duplicó en términos reales mientras la economía economía sumergida se multiplicó por cuatro.

En contra de lo que podíamos pensar, ha sido el periodo de expansión económica el que ha supuesto un mayor incremento de la "subeconomía". No dudo que los motivos que ahora pueden fomentar que aumenten las actividades "en negro" debido a la mala situación económica, pero viendo los resultados del estudio muestran que antes de esta situación los motivos eran otros.

Se podría alegar múltiples causas para explicar estos datos, los autores lo atribuyen a motivos fiscales ya que el periodo democrático ha supuesto una fuerte elevación de la presión fiscal, que antes se encontraba en niveles propios de un país subdesarrollado, y hoy se acerca ya a la media europea, "esa mayor presión fiscal ha incentivado notablemente la realización de actividades al margen de los cauces oficiales", sostienen. Pero podríamos hablar también del fracaso de los sistemas de control y, por supuesto, de la extensión de la cultura del fraude.

Durante la época en la que el boom de la cosntrucción estaba en su apogeo está claro que una buena parte de las transacciones llevaba asociada una componente no declarada, ya que los precios "oficiales" de las operaciones eran muchas veces inferiores a los reales y eso, a su vez, se trasladaba a otros elementos (pagos a trabajadores, comisiones, etc.).

Ahora los motivos para el desarrollo de la economía sumergida son otros, pero las cifras son las similares con crisis y sin ella.

Vía | Cinco Días En Pymes y Autónomos | Nuevo estudio sobre la economía sumergida en España Imagen | jesjimher

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos