Compartir
Publicidad

¿Por qué fracasa la innovación?

¿Por qué fracasa la innovación?
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recientemente asistí a un encuentro del Foro de Empresas Innovadoras en el que se discutía cerca de la política de innovación que debería aplicarse en España.

De todos los asistentes me llamó la atención la intervención del Presidente de Circulo de Economía, D. Antón Costas, en el que reflexionaba si la innovación realmente depende de las políticas nacionales que se apliquen o es una cuestión de actitud.

Realmente soy partidario de la segunda opción, es decir, la innovación es una cuestion de actitud. Sin embargo, esa actitud hay que irla construyéndola.

Razones por las que la innovación fracasa

  • No disponer de una definición interna de innovación

Es importante ya que es lo que permite guiar a las personas que deben contribuir con sus esfuerzos e ideas a lograr que la innovación se transforme en resultados.

  • Miedo a correr riesgos

Debido a que muchas organizaciones no crean entornos de trabajo específicos para la innovación, muchos empleados consideran un suicidio profesional dedicar su tiempo y talento a innovar, ya que la cultura empresarial dominante muestra aversión al riesgo.

  • No involucrar a todo el talento en la generación de ideas

Los miedos a democratizar los sistemas de gestión, la creencia de que las buenas ideas sólo pueden proceder de los directivos, y la división de las empresas en departamentos aislados, suponen limitaciones para poder aprovechar todo el talento interno y la variedad de perfiles existentes.

  • Procesos inexistentes o demasiado rígidos

En el primer caso, una vez se han tenido ideas nadie es responsable de su desarrollo ni existe un proceso que marque los pasos a seguir, lo cual provoca que las personas decidan no aportar más ideas. En el segundo caso, la burocracia, las plantillas, y los criterios financieros terminan ahogando la creatividad.

  • No conocer profundamente a los clientes y los mercados

La innovación debe enfocarse en las necesidades y problemas de los diferentes segmentos de clientes, y en base a ese nuevo conocimiento desarrollar nuevos productos. En este sentido, técnicas como la etnografía, la cocreación, el "crowdsourcing" o trabajar con "lead users", son de gran ayuda.

  • No medir ni los resultados ni los esfuerzos para innovar

Es necesario diseñar un conjunto de métricas adaptadas a la innovación, y que midan distintos aspectos a lo largo del proceso de innovación, no únicamente los resultados financieros.

En definitiva, es importante innovar pero si no se crea el ambiente que pueda favorecerla es muy difícil que pueda llegar. Pero en el caso de que llegue, si no se establecen los criterios pueden generar frustaciones y grandes pérdidas financieras.

Imagen| jonny goldstein

En Pymes y Autónomos | El modelo A-F, los roles para innovar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio